Reseñas

Angelitos, barrabravas y villeros: un estudio de la cultura popular

screen-shot-2016-11-17-at-10-44-51-amEntre santos, cumbias y piquetes: Las culturas populares en la Argentina reciente. Editores: Daniel Míguez, Pablo Semán. Editorial Biblos, Buenos Aires, 2006.


Las ciencias sociales tienen un enorme potencial para abordar los problemas del Hombre. Pero no sobran publicaciones en español que analicen temas calientes, vivos en la agenda diaria. Para el lector crítico, una primera restricción es la sospecha de ausencia de rigor que suscitan las llamadas “ciencias blandas”. A veces, esa restricción cede cuando los prejuicios se dejan de lado: un análisis poco preciso o irregular puede ser mejor que ningún análisis. El segundo déficit, que se acentúa entre quienes están poco familiarizados con la especialidad, es que faltan oportunidades para averiguar qué se cocina en el “banco de pruebas” del científico social, mayormente desprovisto de las comodidades del observatorio, la computadora o el laboratorio con sus recipientes, pipetas y mecheros Bunsen. Historiadores, sociólogos y antropólogos sólo cuentan con cuaderno de notas, grabador, archivos y su variable capacidad de observación, comprensión e interpelación a los sujetos de su investigación. Sus “laboratorios” son, en fin, fechas irrepetibles en estadios donde se celebrará un recital o la hinchada verá jugar a su equipo favorito, templos donde un cura o pastor jurará que le ha quitado el diablo del cuerpo a un enfermo o una casa de familia donde una madre degollará a sus hijos.

Míguez y Semán recopilan textos elaborados por especialistas argentinos que se han caracterizado por trabajar durante años en cada cuestión. El eje rector de la obra es el desafío por explorar los cambios más recientes que experimentó la estructura social argentina entre los sectores más desfavorecidos; y, ante el estallido de su calidad de vida, el reto de comprender cómo diversos grupos sociales —más o menos golpeados, más o menos activos— diseñaron sus estrategias para adaptarse, sobrevivir y enfrentar la adversidad.

El libro analiza una multiplicidad de factores, culturas y grupos: desde los episodios de violencia familiar en la provincia de Tucumán hasta la “cultura del aguante” y la frágil vida interior de las hinchadas de fútbol y las barras bravas; desde el clientelismo político entre las organizaciones construidas a partir de los planes sociales, hasta las relaciones entre el Pentecostalismo y el “rock chabón”; desde el advenimiento de la “cumbia villera”, y sus códigos carcelarios como canal de expresión de una nueva marginalidad urbana, hasta los clubes de fans y el culto creado alrededor de Gilda, la cantante de cumbias “santificada” gracias a su intenso carisma y su muerte tan trágica como prematura.

Ineludible para captar la emergencia de las nuevas manifestaciones de esa miríada de aldeas que constituyen la grande, Entre santos, cumbias y piquetes ofrece tanta casuística como respuestas posibles, lo que tal vez denota la multiplicidad de rasgos del rostro que muestra —y casi siempre esconde al gran público— la cultura popular. El análisis de estos procesos sociales, fragmentos de un universo social más vasto, ayuda a descorrer el velo de las complejas transformaciones que afectaron a la Argentina en los últimos años.