Reseñas

Desacartonando cerebros

Por Diego Golombek (compilador)
Por Diego Golombek (compilador)

Demoliendo papers. La trastienda de las publicaciones científicas. Diego Golombek (comp.). Editorial Universidad Nacional de Quilmes & Siglo XXI Editores Argentina, Buenos Aires, 2005, 150 pág.


Con la aparición de este libro, perteneciente a la colección “Ciencia que ladra…”, se plasma un valioso intento por desacartonar la actividad de la ciencia, ablandar la dura imagen del científico encerrado en su laboratorio, divertirse con la investigación y dar rienda suelta a la imaginación. “Esta colección de divulgación científica está escrita por científicos que creen que ya es hora de asomar la cabeza por fuera del laboratorio y contar las maravillas, grandezas y miserias de la profesión. Porque de eso se trata: de contar, de compartir un saber que, si sigue encerrado, puede volverse inútil”, afirma el biólogo Diego Golombek, compilador de la obra.

Con buenas dosis de humor, el sociólogo Pablo Kreimer comienza el prólogo mostrándonos una tesis que defiende cada vez que puede: los papers (o artículos científicos) “son instrumentos retóricos, piezas discursivas destinadas a convencer”. De inmediato, ironiza sobre los aparentes y verdaderos motivos por los cuales los científicos publican artículos, sin dejar de mencionar algunas características interesantes: “un paper muestra el éxito y esconde el fracaso”, o “un paper oculta el interés del autor por legitimarse, por contar en su currículum con una publicación más que pueda hacer valer entre sus pares y ante los temibles burócratas (…) que habrán de evaluarlo.”

Desde el primer capítulo hasta el último, el lector se encuentra con “experimentos” más o menos estrambóticos, pero siempre siguiendo una aproximación imaginativa, burlona, sagaz y sin miedo al ridículo. Así, encontramos los siguientes títulos: “Los principios físicos que determinan la caída en pie del gato prevalecen sobre la Ley de Murphy que determina la caída de la tostada con la mermelada hacia abajo”, “Criterio válido para la clasificación de los sándwiches de miga”, “Inzombiavirus y otras yerbas: la historia nunca antes contada sobre la zombificación”, “El ADN se autorreplica, gracias a Dios”, “El desesperado intento del Culex pipiens por mantenernos despiertos” o “Análisis de la divinidad del botón”, por nombrar sólo algunas desopilantes investigaciones.

¿Será cierto que a menudo se investiga aquello que se podrá publicar? “Publica o perece” parece ser la tirana cruz con la que debe cargar el atribulado científico. Es hora de tomarnos un respiro y alegrarnos al constatar que, más allá de la necesidad de publicar papers, siempre habrá algunos espíritus inquietos (los verdaderos “poltergeists”) que harán prevalecer el ansia de conocer por sobre cualquier rígido esquema burocrático.

Esta vez puede darse el lujo de remedar el viejo eslogan de los años 60:, “la imaginación al poder”, mientras repasa las hojas de Demoliendo papers.