Reseñas

Libros que deberían ser traducidos al castellano ¡Atención profesores! Cómo enseñar pensamiento crítico

2-3-resenas2Truth, knowledge or just plain bull. How to tell the difference. Por Bernard M. Patten, Prometheus Books, Amherst, New York, USA, 2004. 363 páginas.


Desde su título, Verdad, conocimiento o puras chorradas, este libro ya nos sugiere lo suficiente como para darnos cuenta de que su autor, el neurólogo Bernard M. Patten, no se viene con vueltas. Claro, directo, con sentido del humor, informal y desafiante, Patten logra que la lectura se convierta en una actividad realmente placentera. El estereotipo del lector pasivo frente a un bloque de hojas se cae a pedazos en cuanto echamos un vistazo a las primeras páginas. Es un excelente manual de pensamiento crítico precisamente porque lo fomenta, lo estimula. Patten nos entrega una obra atractiva y divertida, al tiempo que nos hace reflexionar, muchas veces dejándonos a la deriva con nuestras propias elucubraciones. ¿Cómo? Muy simple: nos reta a pensar lanzándonos una pregunta, planteándonos una situación y proponiéndonos que elaboremos una solución. “¿Solución?” “¿Tengo que pensar?” “¿No le podía haber tocado a otro?”, grita nuestra haragana mente, atribulada. Reflexionar esforzándonos por desentrañar un enigma no resulta fácil teniendo en cuenta el contexto mediático en el que vivimos. Acostumbrados a aparentes respuestas en forma de eslóganes, frases hechas y generalizaciones, pensar se ha transformado casi en una rareza y hacer preguntas complicadas a menudo resulta inconveniente.

El principio rector de la obra de Patten es que los problemas complejos no tienen soluciones simples. Así comienza la introducción, titulada “La simple verdad no es simple”, y despliega desde allí —en sucesivos capítulos— un análisis de las formas más comunes del engaño: sobregeneralizaciones, definiciones vagas, falsas analogías, selección parcial de la evidencia, pensamiento “de manada” (dejarse llevar por la mayoría), trampas, estereotipos, fraudes y estafas, entre otros. Luego de analizar un discurso, una situación o un problema, Patten frecuentemente utiliza el esquema “Principio — lección” para llegar a conclusiones parciales. Por ejemplo:

“Principio: la mayoría de la gente tiende a tomar el camino más fácil”

“Lección: evite la pereza mental. Dedíquese a pensar.”

¿Cuántos ahorristas se habrían salvado de millonarias estafas si hubieran examinado críticamente las pomposas declaraciones realizadas por inescrupulosos consultores? ¿Cuántos productos dejaríamos de comprar si…? ¿A cuántos políticos les habríamos negado nuestro voto si…? ¿Por qué alguien declara tan certeramente que “por supuesto, descubriremos la verdad” o “sin duda lo resolveremos”? ¿Cuáles son las palabras clave para darnos cuenta de que alguien está intentando convencernos de algo que no es totalmente cierto?: “naturalmente”, “por supuesto”, “sin duda”, “obviamente”, “como todo el mundo sabe”, “tal como se esperaba”… cualquier frase que comience con estas expresiones es pasible de sospecha.

Cada capítulo tiene su revisión, para que —una vez más— volvamos a pensar sobre lo que hemos leído. Nos queda mucho en el tintero, pero no podemos dejar de hacer un llamamiento a editoriales y editores: un libro como éste necesita traducirse. Sería de gran ayuda para profesores, maestros y docentes que muchas veces no cuentan con textos vivos para enseñar y fomentar el pensamiento crítico.