Pastillas

Los premios “Anti Nobel” 2004

Ya se han fallado los premios Ig Nobel de 2004. La ceremonia se celebró el 30 de septiembre, de nuevo en el teatro Sanders de la Universidad de Harvard, EE.UU. El nombre de los premios juega con la semejanza fonética en inglés con la palabra “innoble”, y son una especie de “Anti Nobel” que concede la revista Annals of Improbable Research (Anales de Investigación Inverosímil) a aquellos estudios científicos, trabajos o invenciones que, si bien son serios… no lo parecen demasiado y no deberían repetirse. Los galardonados de este año son:

Medicina:

Steven Stack de la Universidad Estatal de Wayne, Detroit, Michigan, EE.UU. y James Gundlach de la Universidad de Auburn, Alabama, EE.UU., por su estudio “Los efectos de la música country en el suicidio”, que podemos leer en Social Forces, Vol. 71, No. 1, Sept. 1992, pp. 211-8, que postula que este estilo musical es deprimente y suele tratar temas frecuentes en los suicidas como el desamor, el alcoholismo o el fracaso laboral. Algunos aficionados a esta música de origen sureño se ofendieron tanto que iniciaron una campaña de insultos por internet contra James Gundlach, que fue, por cierto, el triunfador de la noche y quien recogió el premio.

Física:

Ramesh Balasubramaniam de la Universidad de Ottawa y Michael Turvey de la Universidad de Connecticut y el Laboratorio Haskins, por su profundo y sesudo estudio “Modos de coordinación en la dinámica multisegmental en el uso del Hoola-Hoop” (¡Sí, sí, se refiere al Julajop, ese aro de juguete se hace girar en la barriga!), publicado en Biological Cybernetics, Vol. 90, No. 3, Marzo 2004, pp. 176-90. Recogieron el premio Ramesh Balasubramaniam y Michael Turvey.

Salud Pública:

Jillian Clarke de la Escuela Secundaria para las Ciencias Agrícolas de Chicago, por investigar la validez científica de “la regla de los cinco segundos”, esa que dice que algo que ha estado en el suelo menos de ese tiempo no está sucio y se puede comer. Demostró que las bacterias pasan al alimento con tanta rapidez que invalidan dicha regla… si el suelo está sucio. Al parecer, los mayores problemas para la experimentación se debieron a ¡la pulcritud de los suelos universitarios! Tuvieron que contaminarlos artificialmente para la investigación. Recibió el premio Jillian Clarke.

Química:

La Coca-Cola Company de Gran Bretaña, por usar lo que ellos llaman un “altamente sofisticado proceso de purificación basado en tecnología espacial de la NASA” para transformar los contaminados fluidos del Támesis en su “agua pura” Dasani. En realidad la purificación es con un sistema de ósmosis corriente, más o menos como el usado en muchos hogares, y el agua hubo de ser retirada del mercado al no ser apta para el consumo humano por contener un agente cancerígeno, el bromato. Las bromitas se toman mal en la Coca-Cola, ya que nadie de la compañía fue a recoger el premio.

Ingeniería:

Donald J. Smith y su padre, Frank J. Smith (fallecido), de Orlando, Florida, EE.UU., por patentar el combover (Patente estadounidense Nro 4.022.227), ese peinado para calvos obstinados que pretende disimular lo evidente estirando todo lo posible el pelo que queda en los laterales del cuero cabelludo. Recogieron el premio el hijo de Donald Smith, Scott Jackson Smith y su hija, Heather Smith.

Literatura:

La Biblioteca para la Investigación Nudista de Kissimmee, Florida, EE.UU., por preservar la historia del nudismo mundial y americano en un exhaustivo archivo para que todos podamos verla (incluidos los molestos mirones, pero qué se le va a hacer). La biblioteca está fresquita (a 21 ºC) para conservar adecuadamente los documentos más antiguos, por lo que visitarla desnudo… es opcional. Recogió el premio la hija del director de la ANRL, Helen Fisher.

Psicología:

Daniel Simons de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y Christopher Chabris de la Universidad de Harvard, por demostrar en los experimentos de su imprescindible trabajo “Gorilas entre nosotros”, aparecido en, Perception, Vol. 28, 1999, pp. 1059-74, que las personas que centran su atención en un partido de baloncesto dejan de percibir otras cosas del entorno… tales como un hombre que entra repentinamente golpeándose el pecho y disfrazado de gorila. Subieron a recoger el premio Daniel Simons y Christopher Chabris.

Economía:

El Vaticano, por su genial idea de subcontratar en la India un servicio de oraciones. Los norteamericanos que quieran una misa de difuntos o de acción de gracias, pueden ahora encargar que se lleve a cabo en alguna iglesia de la India. El servicio, que resulta mucho más económico en el país asiático que en EE.UU., puede reservarse por correo electrónico o directamente, en las “franquicias” del vaticano habilitadas para ello. ¡Estos chicos prosperan! Como decía el gran humorista Gila: “Y pensar que empezaron con un pesebre…” Tampoco mandaron a nadie para recoger el premio.

Paz:

Daisuke Inoue de Hyogo, Japón, por inventar el karaoke, que los organizadores consideran una manera totalmente nueva de enseñar a la gente a tolerar a los demás. Asistió a la ceremonia Daisuke Inoue.

Biología:

Magnus Whalberg de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, y Hakan Westerberg del Consejo Nacional de Industrias Pesqueras de Suecia, Ben Wilson de la Universidad de British Columbia, Lawrence Dill de la Universidad Simon Fraser, Canadá, Robert Batty de la Asociación Escocesa para la Ciencia Marina, por mostrarnos en sus grandiosos estudios “Sonidos producidos por la emisión de burbujas de los arenques (Clupea harengus)” que podemos consultar en Aquatic Living Resources, Vol. 16, 2003, pp. 271-5. y “Los arenques del Pacífico y del Atlántico producen sonidos rítmicos explosivos”, consultable en Biology Letters, vol. 271, 2003, pp. S95-S97., que aparentemente los arenques se comunican mediante flatulencias. Recibieron el galardón Lawrence Dill, Robert Batty, Magnus Whalberg y Hakan Westerberg.

(Más información y ceremonias anteriores en: www.improb.com/ig/ig-pastwinners.html )