Cartas de Lectores

Mecánica cuántica y What the Bleep Do We Know!?

Enseño matemáticas en un centro de enseñanza secundaria y me licencié en física. Mi nivel en mecánica cuántica no va más allá de la aceptación de los postulados elementales. El caso es que, estando de acuerdo en que, como Alberto de la Torre bien dice, debería existir —al menos como falta administrativa— “el ejercicio ilegal de la física”, le quiero plantear la cuestión del concepto de realidad, es decir, vemos lo que vemos, interpretamos lo que medimos, estamos de acuerdo en que hay consenso casi generalizado en cuanto a que nos movemos en un mundo en donde la apreciación de la realidad por parte de los sensores “humanos” es totalmente limitada y éstos sólo “sienten” dentro de un estrecho margen los fenómenos cuyas señales reciben. La especulación en ese campo puede ser entonces libre: es así como veo yo la idea que utilizan los autores de la pelicula What the Bleep Do We Know!? La pregunta es: ¿podemos sacar “algo bueno”, algo pendiente de explicar por la física de esa película, relacionado con la percepción humana de la realidad?

Un afectuoso saludo

J.M. Tena
Ibiza, España


Estimado José María

Agradezco tu nota con los interesantes comentarios sobre nuestra percepción de la realidad. En efecto, como tú dices, la apreciación de la realidad por parte de los sensores humanos es muy limitada y por eso menciono en mi artículo (Pensar, Vol. 2, No 4, Oct./Dic. 2005) que “la mecánica cuántica ha hecho un gran aporte al debate filosófico al demostrar que el realismo ingenuo, que propone que la realidad es tal cual como nosotros la percibimos, es falso”. Sin embargo esto no nos da total libertad de especulación y debemos permanecer ligados por el método científico que nos protege para no entrar en “charlatanerías”, rubro en el que se alistan los autores de la película What the Bleep Do We Know!?. Esta película es muy dañina porque contiene 10 por ciento de verdades sobre la mecánica cuántica para justificar el 90 por ciento restante de esoterismos y falsedades. Infortunadamente el espectador promedio no tiene suficiente formación para poder discernir entre lo verdadero y lo falso. En la película se hacen numerosas afirmaciones que no tienen ningún soporte pero son presentadas como si fuesen hechos demostrados en la mecánica cuántica. Como es usual en las pseudociencias, se apela al principio de autoridad, citando a varios físicos fuera de contexto. Tengo entendido que algunos de los físicos que aparecen en la película han puesto una demanda porque se han tergiversado sus opiniones.

Es cierto que la mecánica cuántica nos sugiere un nuevo concepto de la realidad en el mundo microscópico mucho más bello y sutil que el brindado directamente por nuestros sentidos, que solamente es una buena aproximación aplicable a objetos macroscópicos. En ese mundo microscópico aparecen efectos asombrosos como la indeterminación, la no-localidad y muchas otras cosas que aún no entendemos profundamente. Sin embargo todas estas maravillas se desvanecen en escalas macroscópicas y no sustentan las innumerables afirmaciones esotéricas

En respuesta a tu pregunta sobre si podemos sacar “algo bueno” de la película te respondo: ¡nada!

Afectuosamente

Alberto C. de la Torre