Pastillas

MINIENTREVISTAS CONCEPTUALES RESPONDE: DIEGO GOLOMBEK

screen-shot-2016-11-17-at-9-43-12-amEl científico, ¿tiene interés en que el pensamiento científico llegue al público?

Si bien no se puede generalizar, podríamos decir que tradicionalmente no es así, pero desde hace un tiempo hay una tendencia a compartir el modo científico de mirar el mundo, a través de actividades de divulgación, educativas y demás. El pensamiento racional es la herramienta más poderosa que inventó la humanidad, y de ninguna manera es patrimonio exclusivo de los científicos.

¿Nota cierta indiferencia de la comunidad científica frente a la difusión de la pseudociencia y otros problemas que afligen a la población?

Sí, la crítica no pasa de charlas de café, en lugar de denunciar fuerte y públicamente los engaños de la pseudociencia. La confusión reinante (entre ciencia y chatarra) es altísima, lejos de asumir su rol como difusores del conocimiento científico.

¿No se siente un poco solo divulgando la ciencia?

¡No! Mi posición de científico que mira un poco hacia afuera y se pone a jugar al divulgador tiene ventajas (ser un par de mis entrevistados, por ejemplo) y desventajas (ciertos prejuicios a la hora de las evaluaciones en mi profesión). Si bien recién estamos comenzando, noto un cambio importante tanto en periodistas como en científicos, una actitud más abierta frente a la divulgación. Falta mucha masa crítica para estas tareas, pero poco a poco vamos avanzando.

Cuéntenos su pronóstico para los próximos 100 años… ¿Cómo ve al mundo y a la humanidad para entonces?

Cien años no es nada… Más allá de la realidad del agotamiento de los recursos naturales, soy patológicamente optimista; en términos evolutivos, la adaptabilidad de la especie es altísima y sin duda va a sobrevivir de la mejor manera posible. El problema de las fuentes de energía se resolverá aprovechando tanto fuentes naturales (solar, eólica) como, sobre todo, a través de reactores nucleares. Eso sí: la polémica entre ciencia y pseudociencia estará lejos de resolverse, y el conocimiento científico y tecnológico aún estará en manos de unos pocos.

 


Diego Golombek es doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires, investigador independiente del CONICET, profesor titular de la Universidad Nacional de Quilmes y coordinador del área de ciencias del Centro Cultural R. Rojas.