Noticias Locales

Noticias Locales

Argentina: famoso “previmetrista” prevé posible guerra con Uruguay

Horacio Tirigall, más conocido como “Horangel”, es uno de los pseudocientíficos más populares en Argentina. Desde hace más de cuatro décadas viene escribiendo sus inefables libros sobre predicciones, que suelen contener secciones dedicadas a la situación mundial, la política, las guerras, el clima, la economía y cualquier otro tema de interés general. En la década del 60, pasó por la televisión con su famoso programa Los doce del signo, y su figura era la de un respetado “experto” en futurología. Claro, varias de sus predicciones fallaron estrepitosamente, porque la realidad no suele ir de la mano de la adivinación, mancia a la cual Horangel transformó en una rarísima “técnica”, creada por él mismo: la previmetría. Pero esta dudosa especialidad no parece dar resultados sorprendentes. Al menos eso es lo que cualquier lector puede advertir al leer sus publicaciones. Horangel apuesta a los clásicos, pero los clásicos a veces no se dan: hace largo tiempo que el afamado “profesional” viene prediciendo la abdicación de la reina Isabel, las posibles enfermedades de figuras conocidas, el pago total de la deuda externa argentina…. Sí, así como lo ve: predijo que estaría saldada para 1994 o que estaría “a punto” de serlo. Y estamos siendo bastante condescendientes: también presagió un “probable suicidio masivo de ovejas (…) extrañas formas de autoexterminio de ovejas en zonas rurales de grandes extensiones”, en sus libros de 1996–1997… (?)

Esta vez, aparte de pronosticar una posible invasión de asteroides para julio de este año —que dice que podrá chocar con la Tierra pero que no va a ser así porque “ya hay bombas atómicas como para interceptarlos”—, no sorprende que ahora venga con la siguiente novedad: “Cuidado, porque puede haber una guerra con Uruguay”1… Sí, ahora, ahora mismo lo dice, varios meses después de la archiconocida disputa entre Argentina y Uruguay por la instalación de industrias papeleras en este último país, con la consiguiente ola de incidentes y conflictos que desencadenó esta decisión. Vale la pena visitar el link que figura más abajo para conocer las hilarantes divagaciones del astrólogo (devenido ahora una especie de Maxwell Smart, agente del recontraespionaje). Cuando uno escucha el audio del link indicado, Horangel dice que el conflicto puede ser “casi bélico”.. y uno no puede dejar de preguntarse qué es “casi bélico”. Cuando la cronista le pregunta si cree que puede haber otras guerras, Horangel se despacha con una posible guerra entre EE UU e Irán, o Corea. ¡Vaya predicción!

El cultor de la previmetría cree estar perseguido por los servicios de inteligencia debido a sus predicciones políticas. Cuando lo sondean sobre el presidente de los EE UU, George W. Bush, dice que estudió su carta astral, especialmente porque “es uno de los presidentes electos en años terminados en cero”, y continúa: “¿Qué significa esto? Que los últimos ocho presidentes electos en años terminados en cero murieron en el poder (…) Si llega al final de su mandato y entrega el gobierno, significa que rompió la estadística fatal”. Pero él mismo reconoce que presagió la muerte de Reagan, elegido en 1980, con lo cual el 20 de enero de 1989, cuando entregó el gobierno a Bush padre, la siniestra estadística de los años finalizados en cero ya había quedado hecha trizas. En fin… ¿en qué quedamos?

Dice que lo persiguieron los servicios secretos de “acá y de allá” por anunciar la muerte de John F. Kennedy, que “le miran los libros con lupa”, que dice las cosas con más cuidado “porque tengo amenazas permanentes” y que no tiene teléfono y usa un celular prestado. Cuando le preguntan si va a anunciar los resultados de las próximas elecciones presidenciales, Horangel contesta: “No, no, jamás, yo no hago esas cosas”. No claro, jamás las hace… bien.

—Alejandro J. Borgo

1. Ver http://www.clarin.com/diario/2007/04/04/conexiones/t-01393228.htm

 


 

Chile: pastor evangélico jura que hizo llover oro

Las imágenes captadas por las cámaras de Televisión Nacional de Chile mostraban un enorme templo, parecido a un galpón industrial, en cuyo escenario se movía a sus anchas el obispo evangélico Ricardo Cid, autodenominado “el obispo más joven de Chile” —tiene 39 años. Los lectores de Pensar recordarán a este sujeto por la disputa que tuvo con su hermana, la pastora Sandra Cid, quien “acusó” a Ricardo de ser homosexual. Ello produjo un quiebre en el movimiento “Impacto de Dios” (ver Pensar Vol. 4, No 1).

A la luz de lo mostrado en la televisión, buena parte de los seguidores de esta escisión evangélica se quedó con el obispo, quien en su templo —ubicado en calle San Diego con Coquimbo, en el centro antiguo de Santiago—, reúne en sus misas a cientos, y a veces miles, de personas que van a ver sus milagros y escuchar sus proclamas. En una de ellas, Cid aseguró que podía hacer llover oro. Tal anuncio motivó la presencia de periodistas en su iglesia.

“Oro para todos, ¡¡Aaaahhhh!! Gloria… Aleluya, una hermana recogió un pedazo de oro, miren el manso (sic, quiso decir enorme) pedazo de oro”, profirió en una de sus clásicas alocuciones ante los fieles, grabada el domingo 8 de abril. Cid, cuyas predicaciones pueden hallarse en formato mp3 en Internet, dio más tarde una entrevista a Televisión Nacional, donde justificó su accionar diciendo que era un milagro que beneficiaría a los más pobres. “El oro no es para mí. ¿Para qué tener un auto de 20 millones, de 30 millones?”, preguntaba el religioso, mientras en su muñeca resplandecía un enorme reloj dorado. “Sí, es de oro, son regalos que le hacen a uno”, se justificó ante la pregunta del periodista Claudio Fariña. Cid, el mismo que años atrás dijo que se venía el fin del mundo, que Santiago sería devorado por la lava y que se rodea de un equipo de seguridad inusitado, desafió luego a que hicieran análisis de la lluvia de oro que habría hecho caer sobre sus seguidores. Así fue, y el estudio demostró que el presunto oro no era más que fantasía y bronce, metales bastante poco nobles.

Cid también reconoció recibir aportes desde el extranjero, que cifró en cien mil dólares, y acusó que ese dinero habría generado el quiebre con la pastora Sandra Cid, la misma hermana que ahora lo odia y que antes le cuidaba las espaldas. Si bien la investigación periodística es loable en este caso, bien valdría la pena el esfuerzo y hacer lo mismo con curas cristianos que también engañan a sus seguidores. Nos gustaría ver la misma ironía, el sarcasmo y las burlas que esta vez arrojaron expertos y reporteros sobre Cid, aplicados en otros episodios protagonizados por la Iglesia Católica, donde nadie ha dicho nada hasta ahora.

—Diego Zúñiga

El video con la noticia de Televisión Nacional de Chile sobre la lluvia de Cid puede verse en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=L3CX8JJEtYU

 


 

Colombia: un fracaso no tan estruendoso

Después del despliegue mediático que recibió el “psíquico”Armando Martí tras el escándalo por su contratación en la Fiscalía General de la Nación1, en la edición del 23 de diciembre de 2006 de la revista Semana, el afamado “Brujo de la Fiscalía” realizó una serie de pronósticos para 20072.

Entre otros, predijo que Fidel Castro moriría en un período determinado entre tres y cinco semanas, contadas a partir de la fecha de publicación de la entrevista, las cuales vencían a finales del mes de enero —exactamente en la semana del 21 al 26 de enero. En Escépticos Colombia, reconociendo que las “artes adivinatorias” no son una ciencia exacta, decidimos darle un poco de margen de error. Han pasado cuatro meses y a pesar de que Martí aseguró que sus afirmaciones eran muy acertadas, Fidel Castro sigue vivo; al parecer, su bola de cristal está algo empañada. ¿O será que las “vibraciones energéticas negativas” de los incrédulos hicieron que su pronóstico fuera erróneo? Lo más probable es que sus habilidades como psíquico sean iguales a las que tiene como asesor: el año pasado provocaron la mayor crisis en la historia de la Fiscalía General de Colombia.

Este fracaso debería ser estruendoso. Cada año miles de personas son engañadas por adivinos, videntes, y otros individuos que se enriquecen a base de mentiras y de la credulidad de sus clientes. Si los medios de comunicación publicaran con frecuencia sus errores, la gente comenzaría a verlos como lo que son: farsantes y estafadores.

En futuras ediciones seguiremos informando los resultados de las predicciones de este personaje.

—Juliana Restrepo Sanín
– Escépticos Colombia

Teletubbies fascistas en Cartagena

La edición de El Tiempo del 3 de mayo de 20073 informó de una screen-shot-2016-11-17-at-2-41-06-pminaudita norma aprobada por el Concejo de la Ciudad Heroica: como émulos latinoamericanos de los Teletubbies, las reuniones públicas, juntas de negocios, clases, y eventos de todo tipo ¡deberían comenzar con un abrazo general! No sólo eso: en clara violación a la separación entre la Iglesia y el Estado, el artículo, propuesto por el concejal Quinto Guerra Varela, exige no solamente los ya mencionados “arrumacos” sino una oración a Dios. Vale la pena leer el texto original:

“Establézcase como orientación fundamental para la recuperación de los principios religiosos en Cartagena la práctica de la oración y el abrazo fraterno al inicio de todas las actividades diarias en las entidades del gobierno local, empresas públicas, privadas, instituciones educativas, comandos y estaciones de policía, batallones militares, asambleas y juntas directivas de empresas, estaciones de taxis, organizaciones gremiales, asociaciones y en la familia.”

Según el sitio Web de Radio Santafé4, el Presidente del Concejo, Antonio Guerra, habría explicado que al comienzo de cada reunión pública o privada los asistentes se tendrían que abrazar independiente de su condición o nacionalidad, y que, quien no lo hiciera, podría ser sancionado, no con una multa sino con un llamado de atención público.

Aunque el gobierno actual del Presidente Uribe no se cansa de intentar embutir la catequesis católica en las escuelas públicas, esta medida del Concejo de Cartagena en espera de la firma del Alcalde Nicolás Curi, no tendría nada que envidiar a las medidas legislativas fascistas de la España de Franco.

Este decreto es tan chauvinista y tan irrespetuoso, que en su ignorancia asume como costumbre universal, aceptada en todas las nacionalidades, el abrazarse con desconocidos… De seguro, a los concejales que aprobaron semejante “medida” no se les pasó por sus mentes las particularidades culturales de los incontables visitantes que recibe una ciudad considerada por la UNESCO como Patrimonio Histórico de la Humanidad. Valdría la pena ver la reacción de una delegación japonesa, o china, o incluso india, al exigirles violar sus costumbres sociales, e imponerles el abrazo con desconocidos. De seguro, para ellos, esta imposición sería tan intolerante y ridícula como que exigieran a estos “ilustres” concejales cartageneros el consabido saludo de beso en la boca entre hombres en una hipotética visita a Rusia. ¿Les gustaría?

Un concejal serio no perdería el tiempo en estas insensateces y dedicaría su tiempo a luchar racionalmente contra los verdaderos problemas de la ciudad, comenzando por su corrupción rampante y sus altos niveles de pobreza. Si el Alcalde firma este proyecto, no sólo quedará como uno de los mayores ridículos de la Historia de la Ciudad y del País, sino que podría repercutir en el número de visitantes de países orientales a la Heroica, algo cohibidos respecto al contacto físico obligatorio.

—Hernán Toro – Escépticos Colombia


Notas

  1. Véase la noticia local “Colombia: escándalo tras escándalo” en Pensar, Vol. 4. No. 1. Enero-Marzo de 2007, página 19.
  2. http://www.semana.com/wf_ InfoArticulo.aspx?IdArt=100230
  3. http://www.eltiempo.com/tiempoimpreso/edicionimpresa/nacion/2007-05-03/ARTI CULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3540884.html
  4. http://www.radiosantafe.com/2007/04/30/concejo-de-cartagena-aprueba-proyecto-de-abrazos-para-solucionar-problemas347-pm/

 


 

Paraguay: ordenan detención de Testigos de Jehová

La vehemencia religiosa se cobró otra víctima: esta vez, un joven de 16 años que sufrió un accidente automovilístico el 30 de diciembre pasado. Pero precisamente el accidente no fue la causa del deceso de Magno Gill Bazán, sino la barbaridad de sus propios padres y demás parientes, miembros de los Testigos de Jehová quienes —esgrimiendo “razones” bíblicas— ofrecieron tenaz resistencia a los intentos de transfusión de sangre que Magno requería con urgencia para salvar su vida. Sus padres, Juan Pastor Gill y Maria Gloria Bazán, se opusieron con el argumento de que son “Testigos de Jehová”, iglesia que no permite dicha práctica. Se les sumó el pastor Gonzalo López, quien llegó hasta el nosocomio para evitar la transfusión sanguínea.

Los galenos del hospital donde fue derivado el accidentado intentaron suministrar sangre al paciente, en una lucha con los parientes que duró seis horas, pero una tía habría retirado la aguja inyectada en la vena de Magno. Para persuadir a los familiares del fallecido, otros parientes que no profesan la religión protestante solicitaron la presencia de policías y del fiscal Richard Alarcón, sin conseguir ningún resultado. Increíblemente, los padres de Magno permanecieron tozudamente firmes en su actitud, hasta que el joven falleció.

Si hay algo de rescatable en esta triste historia es que el fiscal de la ciudad de Horqueta, Concepción, Marcial Núñez, ordenó la detención de Juan Pastor Gill y Hergilia Gill Esteche, padre y tía del adolescente. No se conocen antecedentes de un caso similar donde la justicia haya intervenido de esta manera. Pero eso no es todo: el fiscal Nuñez, ordenó también la detención de los pastores de la secta, Gonzalo López, Crescencio Bernal González y Feliciano Irala, quienes enfrentan ahora una posible condena.

El día del sepelio, los familiares, divididos entre miembros de Testigos de Jehová y católicos, se enfrentaron a golpes. El pugilato comenzó cuando los miembros de la citada iglesia protestante no quisieron que el ataúd del joven fuera puesto frente a la cruz mayor del campo santo, antes de ser enterrado.

En pleno siglo XXI, el fanatismo ignorante, producto del absurdo religioso, atropella el sentido común, deja atónita a la más modesta inteligencia y se cobra una vida. Sólo resta esperar que el terrible episodio no quede impune.