Noticias Locales

Noticias Locales

Chile: habla Armando Valdés, el soldado “raptado por los extraterrestres”

El hombre que protagonizó el conocido caso OVNI chileno en 1977 dice que se ha reído con las cosas que se han escrito sobre él, que va a publicar un libro para desahogarse y que, si de él hubiera dependido, nunca habría contado nada de su insólita aventura.

“Llámame en una hora, viejo, que estoy en una reunión”, dice Armando Valdés, quizás previendo que nuevamente le van a pedir que hable de OVNIS. Es que toda su vida le ha penado haberse hecho famoso a costa de la increíble experiencia que vivió hace poco más de 27 años, el 25 de abril de 1977, en las cercanías de Putre, en el límite norte de Chile.

Ese día, este cabo del Ejército y sus siete conscriptos realizaban labores de cuidado y limpieza de unos caballares cuando vieron dos luces descender desde el firmamento. Una de ellas pareció iluminar el lugar y por algunos instantes Valdés desapareció de la vista de sus soldados. Quince minutos después volvió medio desorientado, ante el pavor de sus subalternos.

Desde entonces se han tejido decenas de leyendas en torno a este hombre, desde las sustentadas por quienes abogan por una abducción extraterrestre hasta las respuestas prosaicas que intentan otros un tanto más mesurados.

En medio de esta vorágine, Valdés, de 49 años, ha debido hacer frente al acoso hasta el día de hoy, y por eso cuando se le pide rememorar su vivencia contesta que el tema está un poco repetido y que lo único nuevo que puede agregar es que este año sí que va a sacar el libro que viene prometiendo desde 1993, y que como parte de la elaboración de ese texto, viajó a Putre a fines del 2002.

El periodista Patricio Abusleme lo acompañó en esa travesía, y cuenta que el objetivo era que Valdés rearmara su experiencia en el mismo lugar de los hechos. Así, con todo lo recabado, Abusleme pudo obtener más información para una investigación que realiza de forma personal, y Valdés logró datos para A la Sombra de la Verdad, su libro. “Es un título que no puede ser cambiado. Si me ofrecieran mil millones de pesos para cambiarlo, no hay libro”, sostiene Valdés.

  • ¿Por qué?
  • Cuando lo leas te vas a dar cuenta de entrevista al periodista Pablo Honorato, de que ahí está el secreto.
  • No puedo aguantarme. ¿Cuándo saldría?
  • No me atrevo a decir… Han ocurrido tantos accidentes con este libro que no quiero dar fechas. Una de las cosas que me pasaron fue que parece que hice una mala maniobra y se me borró todo lo que tenía escrito.
  • ¿Y se dio el trabajo de escribirlo todo de nuevo?
  • Es que por seguridad tenía todo manuscrito, por suerte. Durante años fui escribiendo a mano.

Abusleme conoce al ex militar, que terminó su carrera como sargento, desde el 2002 y lo define como una persona extrovertida, amable y muy abierta, aunque un poco saturada con lo que implica ser “el cabo Valdés”. “Cuando estuvimos en Arica la gente lo reconoció. A todos los atendió bien, pero después me decía que no poder andar tranquilo era un infierno”, detalla el periodista.

El mismo Valdés comenta que tras la experiencia él no quería hablar de la luz que vieron, “pero mis soldados comentaron lo ocurrido, la prensa presionó al Ejército y el Ejército me ordenó darle una entrevista al periodista Pablo Honotato, de Canal 13 de la Universidad Católica, y ahí me embarcaron en este buque que no ha parado más. Si no fuera por eso tal vez yo nunca hubiera contado nada y me habría quedado callado”.

Armando Valdés saluda a la cámara en pleno viaje a Putre, junto al periodista Patricio Abusleme. Foto: Patricio Abusleme.
Armando Valdés saluda a la cámara en pleno viaje a Putre, junto al periodista Patricio Abusleme. Foto: Patricio Abusleme.

Un caso que es como el amor

Ustedes nunca sabrán… se llamó el libro que publicó el periodista Juan Jorge Faundes, a sólo semanas de conocido el relato de Valdés. Con el título hace referencia a una frase supuestamente pronunciada por el soldado después de su reaparición. Faundes también entrevistó a Valdés en 1983, cuando supuestamente por instrucciones del Ejército nadie podía hablar con él.

Con todos los antecedentes sobre la mesa, Faundes piensa que “si se pudiera cuantificar, la credibilidad de lo relatado por Valdés es de un 60 por ciento. Es llamativo que, a 27 años del caso, ninguno de los testigos se haya retractado, pero también es cierto que no hay datos que permitan verificar el fenómeno”.

Patricio Abusleme justamente busca confirmar algunos antecedentes perdidos para certificar el testimonio del ex sargento. Aunque al parecer todos están perdiendo el tiempo, pues el mismo protagonista asegura tener bastante claro el panorama.

  • ¿Ha leído las cosas que se han publicado sobre usted en el último tiempo, señor Valdés?
  • Las tengo todas en un maletín repleto con los diarios y revistas que me han hecho llegar. Y me he reído harto con algunas de esas cosas (risas).
  • No me extraña. Una vez se publicó que usted dijo que los extraterrestres habían sanado a su hija que estaba enferma…
  • No, no, nunca dije eso. Lo que pasa es que en ese tiempo andaba mucha gente a la cola mía… Mi hija tuvo una enfermedad muy grave y mucha gente adujo que esa enfermedad tenía que ver con mi caso, pero son cosas que inventa la gente. Yo no puedo evitarlo.
  • Claro, uno no puede evitarlo, pero sí desmentirlo…
  • Es que no siempre me dan la oportunidad de desmentir. Por eso en mi libro me desahogo. Ahí voy a hablar de todos estos temas y lo único que te digo es que va a haber mucho descontento, ufólogos enojados y gente molesta, y seguramente van a decir que he cambiado mi versión.
  • Muchos se enojaron cuando usted dijo que no había sido abducido por los malditos marcianos.
  • Es que no hubo abducción. Hubo otra cosa, pero no es lo que los ufólogos dicen. Es que hay que explicar muchas cosas y yo mi caso lo tengo solucionado.
  • Aprovechemos, pues, y adelantemos algo.
  • Es que es larguísimo. Sería complicado y hay cosas que hay que ir leyendo para entenderlas. Así en seco no van a comprender. Es como que te dijera “yo te quiero” y tú me preguntaras “¿por qué me quieres?”. Es largo, habría que explicar muchas cosas.
  • O sea explicar su caso es como explicar el amor.
  • Yo creo que un poco. En lo mío ocurrieron algunas cosas muy extrañas.

—Diego Zúñiga

Armando Valdés saluda a la cámara en pleno viaje a Putre, junto al periodista Patricio Abusleme. Foto: Patricio Abusleme.

 


Brasil: creacionismo en Río de Janeiro

En todo lugar, la receta es siempre la misma: cuando el fundamentalismo religioso es popular, la separación entre iglesia y estado deja de ser importante y uno de los resultados es la instauración de la enseñanza del creacionismo. En el Brasil no fue diferente. En 2000, el gobernador fundamentalista del estado de Río de Janeiro, Anthony Garotinho, instituyó la enseñanza religiosa confesional, a pesar de estar prohibido por ley federal. Durante este año, su esposa y sucesora, Rosinha Matheus, se mostró favorable al creacionismo y declaró que la evolución era “sólo una teoría”. Días después, se supo que el tema del año en las aulas de religión sería el creacionismo. Los principales diarios publicaron artículos criticando la medida, reprobada por la mayor academia de ciencias del país, pero poco después el asunto murió. Como respuesta, la Sociedade da Terra Redonda está intentando atraer la atención de los medios, estudiando medidas legales y organizando um petitorio de firmas de académicos y personalidades del país y del exterior, pero se encuentra con la falta de recursos y la indiferencia generalizada. El diario de la Universidad de San Pablo, la mayor universidad del país y una de las más respetadas de América Latina, publicó un largo artículo en el que llamé a la comunidad académica a la acción, pero menos del 0,1% de los profesores se interesaron. Entre decenas de instituciones y personas contactadas en el exterior, el National Council for Science Education fue el único que rápidamente comenzó a organizar una reacción, y nos está ayudando a juntar firmas. Los interesados en ayudar pueden contactar al NCSE o enviar un email a stred@yahoo groups.com.

—Daniel Sottomaior

 


Colombia: penoso ocaso de un ufólogo y secuestros paranormales

El 3 de mayo, el “contactado” Sixto Paz Wells ofreció dos charlas en el auditorio de la Universidad de Medellín: una sobre la broma archiconocida de los círculos en los sembrados (a los que llamaba “agroglifos”) y otra sobre viajes astrales para contactar personas y maestros en “dimensiones superiores”.

Con decenas de fotos del website de Lucy Pringle, el primer segmento fue un intento fallido por defender en el marco extraterrestre la conocida broma de Chorley y Bowden, un par de jubilados ingleses que decidieron hacer círculos en sembrados (doblando los tallos de los cereales con una tabla y una cuerda) para divertirse con las reacciones de los ufólogos. Tras un tiempo, más personas alrededor del mundo comenzaron a imitarlos haciendo las delicias de los ovnílatras, hasta que los ingleses confesaron. Para hacerse una idea de la calidad de los diseños que se puede alcanzar, basta mirar la galería de fotos de http://www.circlemakers.org.

No obstante, un grupúsculo irreductible de creyentes rechaza la confesión de la broma y se aferra a la “realidad” de los mensajes extraterrestres en el trigo. Entre ellos está Paz, quien ignorando otras falsedades evidentes en su discurso, tildó de absurdo suponer que un par de viejitos británicos pudieran ir a Irlanda, Estados Unidos, Australia, Alemania y otros países para ponerse a hacer círculos… ¿Acaso es tan ingenuo como para creer que sólo hay un par de bromistas en todo el mundo? ¿Ignora que en todos los países hay tablas, cuerdas y bromistas? El patetismo llegó al extremo de considerar auténtico el “mensaje” de Chilbolton: un diseño vegetal, hecho por un grupo de bromistas junto al observatorio del mismo nombre, parodiando el esquema enviado por el proyecto SETI desde el radiotelescopio de Arecibo en 1974.

Uno se pregunta qué tipo de raciocinio ostentan los hipotéticos ET que, teniendo millones de años de adelanto tecnológico, suficiente para interferir todos los canales de telecomunicación del planeta y difundir su mensaje a toda la humanidad simultáneamente, lo mejor que pueden hacer para advertirnos sobre futuras catástrofes, es comunicarse “telepáticamente” con un puñado de individuos que deben difundir el mensaje, o en el colmo del ridículo, revelar sus mensajes con dibujos en un medio tan perecedero como un campo de cebada.

El segundo segmento sobre lo astral fue irrelevante: no difería de las descripciones tradicionales de los delirios oníricos que son confundidos con sucesos reales en alguna “dimensión superior” por parte de quienes creen en esos supuestos fenómenos.

Secuestro psíquico

El Departamento Administrativo de Seguridad y Control (DAS) seccional Bogotá, desarticuló una banda de secuestradores dirigidos por Noemí Guevara Ortega, una pitonisa que usaba la información que extraía a sus clientes para seleccionar víctimas. En los operativos también fueron capturados: Fredy Galeano Olaya, Víctor Julio Lozano, Mario Pedraza Tarazona, Marcos Rojas Tarazona y Ancízar Tabares Arcila.

La hechicera y cabecilla de la banda, obtenía información sobre ingresos monetarios y propiedades raíces de sus clientes ingenuos, con técnicas de embaucadores psíquicos; luego seleccionaba a los más acaudalados, quienes terminaban de víctimas en los secuestros perpetrados por sus secuaces. Este suceso es un buen recordatorio de los niveles de inmoralidad y peligrosidad a los que puede llegar este tipo de estafadores paranormales.

—Hernán Toro

 


México: un Zapata gay… y místico

Colosal resultó el fracaso de taquilla de la superproducción fílmica Zapata —El sueño del héroe— del director mexicano Alfonso Arau, y estelarizada por el intérprete postmoderno de canciones rancheras Alejandro Fernández, y por la también cantante, e illuminata, Lucero, estrella de la obra teatral místico-musical Regina, de la que ya hablamos en una pastilla en Pensar Vol. 1, No 1.

La película Zapata trata de una reinterpretación libérrima de la vida del revolucionario agrarista del sur, en la cual se aprecia la influencia estupidizante —al menos— de las ideas místicas del gurú mexicano Antonio Velasco Piña, creador de una mitología de la Nueva Era, relacionada con el mundo prehispánico.

En esta cinta, Emiliano Zapata, en lugar de convertirse en un rebelde por causa de la opresión de los latifundistas de la época del dictador Porfirio Díaz (poco antes de 1910), adquiere la conciencia, en un sueño, de que él es una especie de reencarnación de los tlatoanis o emperadores aztecas, atormentado por una hipotética homosexualidad latente, que no puede en realidad documentarse en la vida real del revolucionario campesino.

El verdadero Zapata no tenía ninguna razón para sentirse identificado con los mitos prehispánicos, al ser criado en un medio por completo alejado a esas tradiciones. Era un hombre culto. Se rodeó siempre de consejeros de gran cultura histórica y sociológica, de una ideología muy avanzada y claramente de orientación materialista, como Gildardo Magaña y Antonio Díaz Soto y Gama. Zapata adoptó para sí la indumentaria del charro, imagen del poder criollo en el campo.

Como ocurre con las cintas hechas para promover alguna patraña mística, la cinta de Arau ha logrado la unanimidad de la crítica cinematográfica seria, que señala que se trata de un esperpento insufrible y tedioso.

—Mario Méndez Acosta

 


España: Alerta ovni, la ufología más infantil

Miles de aficionados españoles a los platillos volantes participaron en la noche del 25 al 26 de junio en una Alerta ovni organizada por el programa Milenio 3, dirigido por Iker Jiménez en la Cadena SER, la emisora radiofónica más importante del país. Veinticinco años después de la primera caza nocturna de extraterrestres en España, quedó demostrado que la ufología es una práctica cada vez más infantil. En el escenario central del “show”, ubicado en el recinto ferial madrileño, se encendieron los mecheros al estilo de los conciertos pop a petición de un entusiasmado Jiménez, los gritos histéricos del público se sucedieron cada vez que se conectó con algún puesto de observación o un ufólogo habló de naves, en boca de los corresponsales se escucharon expresiones como “¡guau, guau, guau…!” ante la visión de una luz en el cielo, y el espíritu crítico brilló por su ausencia.

Fue, además, la primera Alerta ovni en la que los congregados tuvieron que dudar y en la que quedó claro que algunos ufólogos recurren al engaño para conseguir apoyos científicos. Nada más anunciarse, un grupo de escépticos convocó para esa misma noche un concurso de creación de falsos ovnis para comprobar cuán fiables son los testigos y los ufólogos. El Proyecto Magonia, como lo bautizamos, pretende generar informes, debidamente documentados, que incluyan tanto lo visto por los testigos como el reflejo que de ello den los medios de comunicación durante los tres meses posteriores a la romería ufológica. Su existencia molestó a los ufólogos, que por primera vez en muchos años no pudieron echar las campanas al vuelo sobre la naturaleza de los supuestos ovnis de aquella noche, porque se exponían al ridículo.

La trastienda de la organización ocultaba trapos sucios. Después de hablar con responsables de varios museos de la ciencia españoles y asociaciones astronómicas, constaté que los colaboradores de ‘Milenio 3’ intentaban que esas instituciones se sumaran a lo que presentaban como una noche de observación del cielo, cuando en realidad se trataba de una Alerta ovni. Al final, ninguna entidad científica del país cayó en el engaño gracias a las advertencias públicas de los escépticos. Desgraciadamente, en vez de aprovechar la oportunidad para denunciar los abusos y la falta de ética de los periodistas del misterio, la mayoría de los astrónomos y divulgadores científicos guardó silencio de cara al público; una demostración de la poca conciencia que existe en esos colectivos del riesgo del avance de la irracionalidad.

—Luis A. Gámez

 


Venezuela: premio para publicación escéptica

Lúcido, la publicación electrónica de la Asociación Racional Escéptica de Venezuela (AREV), obtuvo a finales de junio el Premio Arístides Bastidas de Periodismo Científico correspondiente a 2004, en la persona de su Coordinador Editorial y actual presidente de AREV, Sami Rozenbaum.

El Premio Arístides Bastidas, que lleva el nombre de quien es considerado el padre de la especialidad en el país, fue otorgado a Lúcido en la mención Opinión. Este es un espaldarazo a la labor divulgativa del pensamiento crítico que la AREV viene realizando, tanto a través de esa publicación como de artículos y cartas en la prensa, y que ha dado origen a varias polémicas en los medios.

El Comité Editorial de Lúcido está además integrado por Ricardo Babarro, Luis Daniel Beauperthuy, Javier Garrido y Guido Núñez. Todas las ediciones de la publicación pueden ser descargadas de la página de la AREV: www.geocities.com/ escepticosvenezuela/.

María Lionza, antes de su fractura.
María Lionza, antes de su fractura.

Estatua de “diosa” centra el debate mágico-político

Siguiendo con la estrecha relación que el aspecto mágico-religioso ha mantenido con la crisis política venezolana (ver Pensar Vol. 1, N° 3), una controversia en particular ocupó gran espacio en los medios durante mayo y junio: se trata de la gran figura de María Lionza, una “diosa” cuyo culto sincrético, nacido en el siglo XVIII entre la tribu yara en el estado occidental de Yaracuy, se ha extendido a Colombia, América Central, Puerto Rico y República Dominicana.

La obra de cemento armado, de casi siete metros de altura sobre un gran pedestal, muestra una figura indígena desnuda montada sobre una danta (tapir o capibara), con los brazos levantados al cielo sosteniendounhuesopélvico(probablemente un símbolo de fertilidad). Fue creada por el escultor Alejandro Colina en 1951, y ubicada desde entonces en la principal autopista de Caracas, donde se ha convertido en un icono de la capital venezolana. Tras medio siglo, la figura comenzó a mostrar señales de deterioro debido al ataque de los elementos contaminantes, la humedad y la constante vibración.

En el año 2003, las autoridades del municipio más importante de Caracas anunciaron que la estatura sería trasladada a la llamada Plaza de los Museos, núcleo cultural de la urbe, y se la reemplazaría con una réplica. Este anuncio no fue producto de estudio o consulta alguna, y provocó profundos desacuerdos. De inmediato se dio una explicación paranormal a la decisión: esa alcaldía está dominado por el oficialismo, y es vox populi (versión nunca confirmada, por supuesto) que el presidente Chávez es fiel seguidor de la santería afrocubana; como los santeros consideran “enemiga” a María Lionza, era “obvio” que el propio presidente había ordenado el retiro de la estatua de su céntrica ubicación para anular sus “poderes”.

Varios actores intervinieron en la discusión, ya politizada y “paranormalizada”: la Universidad Central de Venezuela, propietaria de la estatua; la Fundación para la Protección y Defensa del Patrimonio Cultural de Caracas (Fundapatrimonio), adscrita a la mencionada alcaldía; la Fundación Alejandro Colina, dedicada a proteger el legado del artista; y por supuesto, los seguidores del culto de María Lionza.

En enero de 2004, un tribunal falló a favor de la Universidad, que se oponía al traslado de la figura. Así las cosas, Fundapatrimonio realizó en la obra unos trabajos de restauración superficial que finalizaron a principios del mes de junio.

Pero el 6 de junio la estatua de María Lionza amaneció partida, quedando el torso de la “diosa” mirando hacia el cielo, recostada de los andamios que aún no habían sido retirados; la parte superior del cuerpo habría resultado totalmente destruida de haber caído al pavimento.

Como es de imaginar, la polémica se convirtió en tormenta. Cada institución culpó a la otra: la alcaldía y Fundapatrimonio acusaron a la Universidad de haber politizado el tema; las autoridades de la Universidad replicaron que las decisiones municipales habían sido arbitrarias e inconsultas; la Fundación Alejandro Colina atacó a ambos bandos; y los seguidores de María Lionza, por supuesto, comenzaron a difundir explicaciones mágicas del “significado” de la fractura y de la posición en que quedó el torso de la “diosa”, tanto positivos como negativos para gobierno y oposición.

Debemos mencionar que a los escépticos locales este espectáculo nos ha originado no poca hilaridad. Sin embargo, es lamentable que una obra de arte tan emblemática de Caracas haya sufrido severos daños. Al parecer la escultura será definitivamente reemplazada por una réplica más resistente, aunque aún se ignora dónde será colocado el original.

—Sami Rozenbaum

 


Puerto Rico: Pastor “elegido” abre un sello muy particular

Las sectas religiosas brotan como hongos después de la lluvia. Al noroeste de Puerto Rico se hizo una grave denuncia en una iglesia de Canóvanas donde quinceañeras participaron en rito sexual con el pastor. Cuando las muchachas de la congregación cumplen 15 años, se les celebra una fiesta en la que el pastor les entrega un anillo y una cadena. Entregadas en una especie de matrimonio y durante los próximos tres días tienen que compartir con él su lecho.

El anciano reverendo José Oscar Candelario dirige la Iglesia Tabernáculo Branham desde 1996. La Iglesia fue fundada hace más de 20 años en Bayamón.

Candelario, quien presuntamente es idolatrado como hijo de Dios y segundo Mesías, fue arrestado la semana pasada bajo cargos de violación. Luego de haber sido sacado con una fianza de U$80,000.00, que habrían pagado sus seguidores, este fiel partidario de los sagrados mandamientos, fue capturado cuando se disponía a abandonar el país en dirección a Europa. Luego de un registro a su residencia fueron encontradas tres armas de fuego.

Según la Policía, el religioso de 80 años está acusado de haber violado a una feligresa adolescente en el verano de 1992 y en 1993 como parte del ritual antes descrito, al que llama “ciclo”, en el que la menor debía “entregarle” su virginidad alcanzados los 15 años para sellar su compromiso con Dios.

El reverendo, según diferentes declaraciones, está casado con una joven de veinte años. Tiene varios hijos y nietos que colaboran con él en el templo.

Él “ungía” a las mujeres solteras y casadas. Con las solteras el reverendo tenía que ser el primer hombre que debían conocer. A las casadas les decía que si estaban a su lado se les resolverían todos sus problemas.

Cuando esto le dejó de funcionar empezó la modalidad con las menores, con el consentimiento de sus padres porque dicen que él es el profeta, el mandado de Dios. Dice que él es quien “abre el sello” y que ellas se están casando con Dios… Algunos (seguidores) llevan un símbolo colgado de una cadena parecido a la estrella de David con un 10 en el centro que invierte tres pirámides que son las “constelaciones de ángeles mensajeros: Jesús, Branham y el tercer Jesús”.

Seminario de psicología anomalística

Se celebró en la Universidad Carlos Albizu un seminario sobre psicología anomalística por el Dr. Alfonso Martínez-Taboas cuyo propósito primordial fue presentar evidencia de que muchos fenómenos que parecen indicar manifestaciones paranormales o sobrenaturales, son de hecho fenómenos que puede explicar la psicología. Se presentaron innumerables documentos e investigaciones al respecto. Para romper el frío y para llevar el mensaje de la fragilidad del testimonio humano, el seminario comenzó con dos trucos bastante sencillos que simulaban facultades extrasensoriales. Luego se discutió cómo muchos fenómenos que parecen indicar fuerzas sobrenaturales (médiums, apariciones, vidas pasadas, posesiones) pueden ser explicados de manera parsimoniosa por fenómenos psicológicos. Al final, se presentaron dos estudios de casos, exquisitamente investigados, que podrían apuntar a lo que yo llamaré parapsicopatología, o sea, patologías que podrían explicarse asumiendo algún fenómeno psi, sin llegar a la conclusión de entidades externas o sobrenaturales.

El Dr. Martínez-Taboas se desempeña como facultativo en la Universidad Carlos Albizu; es consultor clínico en la Sociedad de Epilepsia; trabaja en el Recinto de Ciencias Médicas en Epidemiología Psiquiátrica; y tiene su oficina privada en Caguas. Fue elegido en el 1996 como el Psicólogo Distinguido del Año en Puerto Rico.

—Luis R. Ramos