Noticias Locales

Noticias Locales

Barry Karr (izq) y Paul Kurtz (der.), director ejecutivo y presidente del Center for Inquiry respectivamente.
Barry Karr (izq) y Paul Kurtz (der.), director ejecutivo y presidente del Center for Inquiry respectivamente.

Argentina: se abre una oficina del Center for Inquiry

Si todo va bien, en 2005 Argentina tendrá una oficina del Center for Inquiry (Centro para la Investigación) en Buenos Aires, Argentina, consolidando un importante paso para la difusión de la ciencia y la razón en Latinoamérica, y para el fomento de la libre investigación en todas las áreas del conocimiento humano.

El preacuerdo se cerró durante el Quinto Congreso Mundial de Escépticos, en Abano Terme, Italia (ver nota en este mismo número), en una cena en la que participaron Paul Kurtz y Barry Karr, presidente y director ejecutivo del CFI respectivamente, Luis A. Gámez, representante de Pensar en España, y quien esto escribe.

El CFI-Argentina se sumará así a otras representaciones existentes en Alemania, Francia, Egipto, Nepal, Rusia, Nigeria y Perú.

Esperamos estar a la altura de las expectativas, generando un espacio para la reflexión, la investigación y la divulgación del conocimiento científico y sus aplicaciones para la ética, los valores humanos y la sociedad en general. Este logro adquiere mayor relevancia teniendo en cuenta un contexto en el que la irracionalidad, los prejuicios religiosos, los movimientos anticientíficos y la fuerte oposición al pensamiento crítico afectan seriamente la comprensión pública de la ciencia, con frecuentes declaraciones intolerantes como las que recientemente pronunciara el obispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, quien denunció “un ateísmo militante” según el cual se estaría imponiendo a las familias argentinas “una nueva forma de censura”, una especie de “totalitarismo cultural”, exhortando a mantener convicciones “más firmes” —precisamente lo contrario a investigar y analizar críticamente dichas convicciones emanadas de la fe— y alertando sobre “proyectos fascistas” de educación sexual, sin recordar que justamente la actitud fascista es aquella que, aparte de rechazar la verdad, también quiere impedir a toda costa que otros la descubran y reflexionen sobre ella. Según Bergoglio, hay que “decir sí a los valores religiosos” y “no a las nuevas formas de censura que impone el ateísmo práctico y militante”. Lo que no dijo en su discurso es que en ese “decir sí” reside la base de todo pensamiento totalitario: “decir sí” es no preguntar, no investigar, creer sin ver, tragarse la verdad por revelación e imposición.

Sumando a estas declaraciones el siempre presente mundillo paranormal, los embates anticientíficos de “filósofos” posmodernos, la desinformación disparada desde los medios de comunicación y la pátina “nuevaerística” según la cual “todo vale”, la aparición del CFI en Argentina resulta gratificante y oportuna.

—Alejandro J. Borgo

 


Brasil: ufólogos abandonan desafío

“Es de conocimiento público que el fenómeno OVNI, manifestado a través de constantes visitas de vehículos espaciales (de otras civilizaciones) al planeta Tierra, es genuino, real y consistente, y así viene siendo confirmado independientemente por ufólogos civiles y autoridades militares de todo el mundo, hace más de 50 años”.

O por lo menos, ese es el primer “hecho” declarado en el “Manifesto de la Ufología Brasileña” [www.ufo.com.br/texto3.php], documento redactado por UFO, revista del “Centro Brasileiro para Pesquisas de Discos Voadores” (CBPDV). Lo cual resulta especialmente interesante ya que en septiembre de 2004, el “ombudsman” de la misma publicación, Carlos Reis, admitió que no se puede afirmar que los OVNIs sean extraterrestres, mientras el fundador y presidente del CBPDV simplemente desistía de probar lo que afirmaba, una semana después de haberse comprometido a hacerlo.

El episodio comenzó a principios de septiembre, cuando la revista UFO me desafió directamente, como editor de Ceticismo Aberto (Escepticismo Abierto) [www.str.com.Br/ca/], sección de la Sociedade da Terra Redonda, el mayor grupo escéptico brasileño. Comenzaba el enfrentamiento “ufólogos vs. escépticos”. Continuaron varios desafíos, acordados de palabra entre Ademar Gevaerd —fundador y presidente do CBPDV— y yo, que luego se centraron en la cuestión que verdaderamente importa: el “fenómeno OVNI” ¿implicaría realmente “vehículos espaciales de otras civilizaciones”?

La contienda se puso más seria el día 20, con la participación y mediación de una tercera parte. El grupo InterPsi de la Pontifícia Universidad Católica de San Pablo fue invitado como mediador, y el psicólogo Wellington Zangari, coordinador del grupo, redactó una propuesta de evaluación. La comunidad ufológica, representada por Gevaerd, elegiría “un caso que, a su criterio, ofrezca las mejores evidencias de la existencia de vida inteligente fuera de la Tierra”, recogiendo la documentación pertinente. Ésta sería evaluada por la comunidad escéptica, representada por mí, y por la comunidad científica, representada por cinco científicos independientes “de las principales universidades brasileñas (como la USP, la PUC-SP y la UNICAMP), de diferentes áreas del conocimiento, más acostumbrados a evaluar objetivamente la cientificidad de las evidencias”. El día 21 ambas partes aceptaban la propuesta.

Pero la evaluación duró poco. Ademar Gevaerd simplemente abandonó la propuesta ocho días después de haberla aceptado. En un sorprendente mensaje enviado a todos los participantes, mencionó tres motivos para su renuncia: “no me siento en la obligación de ofrecer pruebas de que los OVNIs existen a quien quiera que sea”, “no soy el representante exclusivo de la Ufologia Brasileña” y “no tengo ningún ánimo para una tontería de este tipo. Y muchísimo menos, tiempo”. Gevaerd incluso dijo sentirse animado a renunciar por Carlos Reis, y al final hacía referencia a un mensaje del “ombudsman” de la revista UFO.

Increíblemente, en este mensaje, después de afirmar que la cuestión sería una “pérdida de tiempo”, Reis escribe textualmente: “Yo sé, tú (Gevaerd) sabes y mucha gente también sabe que la ufología es frágil, nosotros no trabajamos con pruebas, sino con indicios significativos de que estamos lidiando con un fenómeno de naturaleza desconocida. Sólo eso. No podemos afirmar que sea extraterrestre, ni podemos hablar de ‘alienígenas’, pues apenas son suposiciones, teorías, hipótesis, elucubraciones… nosotros sabemos que la ufología es mucho mayor que la suma de las partes, y no tenemos todas las partes, y las que tenemos no sabemos por dónde comenzar a estudiarlas… entonces, ¿por qué entrar en esta estupidez del desafío?”.

El significado de esas palabras y de todo el episodio resulta devastador para los “ufólogos” brasileños. Zangari, de InterPsi, se declaró “absolutamente espantado” y afirmó que consideraba “la actitud de abandono, a esa altura, inmadura, irresponsable”. Y, como parte involucrada, representando a los “escépticos”, puedo decir que Ademar Gevaerd, no sólo desistió de la propuesta como consecuencia de sus bravuconadas. Podemos entender que renunció reconociendo que lo que vende no es verdad. Son sólo “suposiciones, teorías, hipótesis, elucubraciones”. Resta saber si aún acudirá a entregar el “Manifiesto de la Ufología Brasileña” al presidente de la República, Luis Inácio “Lula” da Silva, como parece pretender. Tal vez desista.

Referencias

La propuesta de evaluación InterPsi, aceptada por ambas partes: br.groups.yahoo.com/group/ceticismoaberto/message/15025.

El mensaje de Wellington Zangari, InterPsi, comentando y acompañado del mensaje de renuncia de Ademar Gevaerd, citada íntegramente: br.groups.yahoo.com/group/ceticismoaberto/message/15210.

Mensaje de Kentaro Mori conteniendo el episodio: http://br.groups.yahoo.com/group/ ceticismoaberto/message/15231.

—Kentaro Mori

 


Venezuela: presidente Chávez designado “sacerdote honorario” por los raelianos

El periodista francés Claude Vorilhon, alias Raël, máximo “profeta” de la secta de los raelianos, designó al presidente venezolano Hugo Chávez “sacerdote honorario” de su secta.

El motivo de semejante distinción fue el cambio de nombre que Chávez impuso al 12 de octubre, que de ser conocido como “Día de la Raza” o “Día del Descubrimiento” pasó a ser en el lenguaje oficial venezolano el “Día de la Resistencia Indígena”.

Los raelianos afirman que seres extraterrestres llegaron a la Tierra hace 25.000 años y crearon la especie humana por clonación; se consideran a sí mismos como embajadores de los extraterrestres, por lo cual trabajan para preparar su “retorno” a nuestro planeta. A finales de 2002 la empresa “Clonaid”, propiedad de la secta, anunció que había logrado la primera clonación humana exitosa; pero ello resultó ser sólo una treta publicitaria.

Según un mensaje de la lista de correo electrónico raeliana, los pueblos indígenas de América, África y Australia fueron convertidos al cristianismo a través de la violencia y el pillaje. Por ende exigen que los respectivos países, sobre todo el Vaticano, devuelvan “todos los territorios, dinero, oro y tesoros artísticos” a las poblaciones autóctonas, y que los cristianos de esos continentes realicen la apostasía para “volver a sus valores tradicionales, la espiritualidad y las religiones de sus ancestros, que eran mucho más bellas y ambientalmente responsables que el Cristianismo”. Añade el comunicado: “Es grandioso ver cómo esta tendencia crece en más países”.

Continúa el mensaje: “Cada descendiente de esas muchas víctimas debería recordar que sus antepasados están observando cómo traicionan su memoria, al adoptar la religión de aquellos que los torturaron y asesinaron. Sus ancestros no pueden descansar en paz. Ellos maldecirán a sus descendientes hasta que estos se desbauticen (sic) y retornen a sus religiones tradicionales”.

El pasado 12 de octubre, un grupo de manifestantes oficialistas derribó y destrozó una estatua de Cristóbal Colón de un siglo de antigüedad ubicada en un área céntrica de Caracas, pintando en el pedestal consignas contra el “genocidio” cometido por el almirante genovés. El presidente Chávez no realizó comentarios al respecto, ni sobre su designación como “sacerdote honorario” de los raelianos.

—Sami Rozenbaum

 


México: documental sobre OVNIs

El canal de cable National Geographic Television (Washington D.C., EE UU) realiza un documental sobre la creencia en los OVNIs recorriendo todo el territorio mexicano, país en donde —según la opinión de sus productores— se halla más generalizada.

La productora Dana Kemp y el reportero Isham Randolph han entrevistado, sobre muchos aspectos del fenómeno, a los integrantes del Comité Investigador de Ovnis de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (Somie), Luis Ruiz Noguez y Héctor Chavarría, así como al ex gobernador del estado de Durango, Héctor Mayagoitia (un cientifico bien calificado), para que hable sobre la llamada “Zona del silencio”, un lugar desértico de ese estado, donde supuestamente no pasan libremente las señales elecromagnéticas.

Los productores están muy interesados en el supuesto “OVNI del eclipse” (solar) de 1991. Según investigaciones de la Somie, este fenómeno fue provocado por el planeta Venus, que se hallaba cerca del disco del Sol en la totalidad del eclipse. Un video difundido entonces por el locutor de TV Jaime Maussán, mostraba un simple reflejo interno con forma de disco creciente en la videocámara del aficionado que lo grabó. Se trataba del reflejo del disco semioculto del Sol, que debido al desplazamiento de la cámara, simulaba un objeto luminoso que se movilizaba hacia el astro.

De igual manera, en el documental se pretende obtener opiniones sobre la frecuente asociación que se hace entre las zonas arqueológicas de México y los OVNIs. Para explicar esta tendencia folklórica se entrevistó al antropólogo mexicano, miembro de la Somie, Juan Zuckermann. Circulan actualmente las llamadas “profecías mayas”, en las que se menciona un eclipse total de Sol, pero se les aclaró que éste no es el que se observó en México en 1991, sino el que atravesó Europa en 1999.

Se señaló a los productores que el furor sobre los ovnis en México surgió en los años 50, cuando existía un programa de TV llamado Un mundo nos vigila que conducía el veterano ufólogo Pedro Ferriz Santacruz, quien por cierto considera poco serio a Jaime Maussán —actual promotor del mito OVNI en la televisón.

Este mito ha sido continuamente alimentado por la televisión comercial en general, y por Televisa en particular, aunque la cadena rival, TV Azteca, cuenta con uno de los ufólogos creyentes de más trayectoria, Pablo Latapí, quien también será entrevistado por Kemp.

La crencia en los ovnis sufrió una baja notable en México ante el escándalo producido por el suicidio en masa de los miembros de la secta Heaven’s Gate, en 1997, ya que Jaime Maussán promovió activamente la versión de que detrás del cometa Hale Bopp venía una gigantesca nave extraterrestre (véase Pensar, Vol. 1, Nro. 4, p. 10).

Ahora falló de nuevo en otra de sus “predicciones”, ya que no se produjo el anunciado choque del asteroide Toutatis contra la Tierra el pasado 29 de septiembre. Maussán señaló que nos salvamos porque mucha gente rezó, y señaló que fue como si una bala hubiera pasado a unos centímetros de nuestra cabeza. En realidad a unos 3.000 centímetros, porque haciendo la comparación, si el asteroide hubiera tenido el tamaño de una bala, habría pasado a más de 30 metros…

Desde luego se abordó con amplitud el caso del llamado “ovni infrarrojo de Campeche” y se les entregó el material con varias explicaciones no extraterrestres del asunto.

—Mario Méndez Acosta

 


Chile: mentalista causa pánico al pronosticar terremoto

Durante septiembre una ola de temblores movió el piso de buena parte de Chile. Eso no sería extraño considerando que este país se caracteriza por ser sísmico debido a su ubicación sobre las placas de Nazca y Sudamericana. Sin embargo, estos acontecimientos, que generaron cierto temor en la población, fueron tomados por Alejandro Ayún, el mentalista-tarotista-espiritista-numerólogo de moda en Chile, para declarar “tengo la certeza, la sensación de que habrá un terremoto” y adelantar que el día 2 de octubre sería “un día sensible”.

La “certeza” se basaba en un cálculo que incluía a los cuatro elementos en un ciclo astrológico que comenzó tras la matanza de la escuela rusa de Beslán (que curiosamente ningún mentalista pudo predecir) y que terminó —según el particular punto de vista de Ayún— el 15 de octubre de 2004. Los elementos se habrían expresado en el incendio ocurrido en el supermercado de Paraguay (fuego), las inundaciones en Haití (agua) y la seguidilla de tornados que afectó a Estados Unidos (aire). Sólo faltaba la tierra, y por lo tanto, tendría que ocurrir un terremoto.

Aunque en su momento le hicieron ver que, siguiendo su lógica, ese sismo podría ocurrir en cualquier lugar del planeta, Ayún insistió en que los chilenos “somos los que estamos propensos”. Bastó esto para que parte de la población temiera que el sábado 2 de octubre un sismo azotaría al país. Las conversaciones de oficina se centraban en el tema, en algunos lugares aumentó la venta de agua embotellada y la Oficina Nacional de Emergencia debió salir al ruedo para recordar que es imposible predecir un movimiento telúrico. Su director, Alberto Maturana, trató de “mentecatos” a los adivinos y calificó las predicciones como “una estupidez”.

Los sismólogos no se quedaron atrás y dijeron que estas “tonterías” causaban daño a una población que muchas veces prefiere creerle a los tahúres antes que a los científicos. Como era de esperarse, Ayún se retractó de sus dichos y aseguró haber sido tergiversado por la prensa. “Nunca predije un terremoto”, se defendió, intentando calmar la ira de quienes lo atacaron invocando el listado de veces que había “pronosticado” sucesos que jamás sucedieron.

La situación se tornó tan complicada para el mentalista — ya que esta pérdida de prestigio podría disminuir el elevado número de consultas que atiende a diario— que prefirió alejarse de los medios. Lo reemplazó su madre, quien dijo desear que “venga un buen remezón para que todos los que critican a mi hijo se queden callados”. Para su desgracia no hubo ni siquiera un temblorcillo. Ayún, entonces, quiso hacerse la víctima y volvió a los periódicos para decir que temía por su vida, que abandonaría Chile y que querellaría al diario que publicó sus predicciones sísmicas. Nada de eso ocurrió.

Nuevamente su madre intentó salvar lo insalvable. Para ella, su retoño había predicho un movimiento en cualquier lugar del universo, y sostuvo que “un terremoto no sólo es algo puramente sísmico. ¿No le parece poco el accidente donde murieron siete personas y treinta y cuatro resultaron heridas? Ese choque fue un terremoto para esas familias”.

Curiosamente, ni las cartas ni los números fueron capaces de adelantarle a Ayún dos hechos que lo afectarían directamente: primero, que el Servicio de Impuestos Internos le clausuraría su consulta esotérica por presunto fraude tributario, y que tras sus fallidas predicciones sería despedido de Televisión Nacional, donde trabajaba como tarotista. Entonces, intentando salvar su pellejo, el mentalista —quien también dice que puede ver a los muertos paseando entre los vivos— lanzó una artillería de pronósticos: Chile vencería a Ecuador por las eliminatorias para el mundial de fútbol (perdió); el jugador Marcelo Salas se lesionaría en ese mismo partido (sigue jugando como siempre); un programa de televisión donde Ayún participó vencería en el índice de sintonía (perdió)… ¿Valdrá la pena seguir?

—Diego Zúñiga

 


Uruguay: “videntes” fallan estrepitosamente, y van…

En su número de octubre de 2004, la revista Paula, que se distribuye con el periódico de mayor circulación en Uruguay, publicó entrevistas a siete connotados “oráculos”, en las que se les preguntó sobre el resultado de las elecciones nacionales a realizarse el día 31.

El variopinto grupo de entrevistados incluyó a Mae Lola (jefa espiritual de umbanda candomblé), Adriana Lidi (tarotista), Lauro Alonso (instructor de Qabalah), Marcelo Dentone (tarotista), Verónica Lavalle (astróloga), Laura Bel (vidente) y Shirley Riera (consultora del I Ching).

Debemos remarcar la enorme diferencia conceptual que existe entre el grupo mencionado y los politólogos (también ellos fenómenos mediáticos) que analizaron los resultados de las sucesivas encuestas y a partir de ellos proyectaron sus “predicciones”. En el caso de estos últimos, su tarea consiste en la aplicación de técnicas científicas complementadas con apreciaciones derivadas de su experiencia y sujetas a un margen de error, tanto intrínseco como instrumental. Por lo tanto, sus predicciones se presentan siempre como “probables”.

Por otra parte, los “oráculos” afirman que ven el futuro, o en otras palabras, conocen lo que sucederá como si ya hubiera ocurrido. No se trataría entonces de algo probable, sino de algo seguro. De acuerdo a la lógica del juego, se les debe exigir entonces un resultado 100 por ciento perfecto. Se supone que sus “artes” no tienen nada que ver con la estadística.

La responsabilidad ciudadana nos exige registrar las previsiones y contrastarlas luego con el cumplimiento, simplemente como un acto de defensa del consumidor. Ya que hay gente que paga a estos adivinos por un “servicio”, es de interés público comprobar si éste cumple con su fin o es defectuoso.

La comprobación fue sencilla porque había sólo dos candidatos con chance. Llamémoslos A y B. Otro dilema era si la elección se resolvería en la primera vuelta o si habría una segunda. Llamemos a estos eventos 1 y 2 respectivamente. Designemos con la letra V una respuesta vaga, no comprometida y adaptable a posteriori al resultado conocido.

Mae Lola V 2
Adriana Lidi B 2
Lauro Alonso V 1
Marcelo Dentone A 2
Verónica Lavalle V V
Laura Bel A 2
Shirley Riera A 1
Real ocurrido A 1

 

Como se ve, hubo un solo acierto, y cualquier consideración sobre las desviaciones muestra que no difieren mucho de las que determinaría el simple azar.

—Hugo Donner

 


Perú: seminario sobre “Pseudociencias y pseudoterapias”

El miércoles 1ro. de septiembre se llevó a cabo en Lima el Seminario “Pseudociencias y pseudoterapias”, organizado por el Centro Cultural de la ADUNI (CECAD) y el Centro de Investigaciones de lo Paranormal, lo Seudocientifico y lo Irracional en el Perú (CIPSI-PERU).

El Seminario tuvo dos turnos. En el primero, los profesores de filosofía de la ciencia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Carlos Alvarado y Marino Llanos, así como el Director del CIPSI-PERU, Manuel A Paz y Miño, hicieron una introducción general a las pseudociencias desde el punto de vista de la epistemología y la historia de las ciencias.

En el segundo turno, el psicólogo César Sparrow habló sobre la pseudocientificidad del psicoanálisis, el médico Humberto Vásquez —quien trabaja para el sistema de seguridad de salud peruano— disertó sobre las diversas terapias científicas y alternativas en medicina (estas últimas no sólo son practicadas por curanderos sino por varios profesionales de la salud y de la biología), y el lingüista Raymundo Casas cuestionó el llamado “creacionismo científico” muy divulgado entre los miembros de las iglesias evangélicas, adventista y de los Testigos de Jehová.

En cada turno hubo alrededor de 250 asistentes, la mayoría de ellos estudiantes que se preparan para postular a la universidad en las Academias César Vallejo y ADUNI, pertenecientes al Instituto de Ciencias y Humanidades en cuyo Centro Cultural se llevaron a cabo las dos presentaciones.

Se aprovechó la oportunidad para hacer conocer los libros Pseudociencia, irracionalismo y cientismo. Ensayos filosóficos, de Andrew Lugg, y Explicando los OVNIs, de Philip J. Klass, cuya edición original en inglés publicó Prometheus Books.

—Manuel Paz y Miño

 


Paraguay: materializando sapos, gusanos y… dinero

Una fila de automóviles lujosos pueden verse estacionados frente a una vivienda de clase media en un barrio de las afueras de Asunción. Hace mas de 20 años que llegan hasta ahí los “pacientes” —desde todas partes del país— para recibir el “tratamiento” de la famosa “hermana Valentina”, una “vidente” nada común, según aseguran aquellos que la vieron actuar.

Años atrás, un sacerdote español conocido como “padre Lucas”, hizo —como muchos otros “expertos”— un par de apariciones fugaces por el país para dictar cursos sobre piramidología, radiestesia y otras “disciplinas”. Ahora, este cura venido a parapsicólogo fue a conocer a la renombrada hermana Valentina, y a su regreso a España contó —en una entrevista de la revista esotérica “Mas Allá”— haber sido testigo de una especie de proeza paranormal nunca antes vista.

El padre Lucas, tan piadoso como ingenuo, relató su asombro por la manera en que la curandera materializaba el mal de los pacientes en forma de gusanos, sapos y pequeñas lagartijas. Para colmo, estos animalejos eran extraídos la mayoría de las veces de la boca de la gente. Aunque en ocasiones —dependiendo del paciente— eran sacados de los genitales. En fin, hay historias.

Pero la verdadera y única extracción es la que Valentina hace del bolsillo o de la billetera de las personas que recurren a ella buscando alivio para diversos problemas. No es otra cosa que un burdo truco. Quien escribe pudo asistir a muchas de las sesiones de “limpieza” de la hermana Valentina, capturando el fraude en un extenso video con el cual se expuso a la curandera en algunos programas locales de investigación periodística así como en uno similar en la Argentina, hasta donde Valentina viajaba regularmente para atender a algunos pacientes importantes a quienes cobraba en promedio 100 dólares por consulta o “sesión de limpieza”.

Valentina es muy conocida en Paraguay, y como ocurre siempre que una creencia está muy arraigada, ni siquiera las denuncias de fraude en su contra lograron disminuir sensiblemente la asistencia de su concurrida clientela.

La curandera proviene de una secta religiosa conocida como “El pueblo de Dios”, cuya sede principal se encuentra a unos 200 km. de Asunción, en Caaguazú, donde unas 500 personas viven en condiciones de aislamiento del resto de la sociedad. Por medio del cultivo y la cría de animales pretenden ser autosuficientes. Las mujeres están obligadas a vestirse como monjas. El líder fundador de la secta, de unos setenta años (ya fallecido), era conocido como “San Lucas”. Logró notoriedad luego de que fuera encarcelado por denuncias de abuso sexual en contra de adolescentes dentro del redil.

En algún momento de su estadía dentro del grupo religioso, la “hermana Valentina” (una mujer muy excedida de peso y de unos 50 años), aprendió una rutina de manos bastante precaria pero efectiva: la mayoría de sus pacientes no logra explicarse cómo la médium “materializa” el mal de las personas en esos pequeños animales. Se han hecho analizar algunos gusanos sacados por Valentina y nos han informado que se trata de gusanos de palmera (de color blanquecino y de unos 7 cm de largo).

Mientras tanto, conocidos políticos, deportistas y señoras de la alta sociedad, mezclados con gente común, siguen asistiendo y pagando por las “impresionantes” sesiones de “limpieza” de la “hermana” Valentina.

—Jorge Alfonso Ramírez