Noticias Locales

Noticias Locales

Argentina: el escepticismo ayer y ahora

En 1990 se comenzó a gestar en Buenos Aires, Argentina, lo que iba a ser la Fundación Centro Argentino para la Investigación y Refutación de la Pseudociencia, CAIRP. Durante 10 años, esta organización logró concitar la atención de los medios y de algunos miembros de la comunidad científica y cultural del país. Realizó cientos de charlas y conferencias, logrando una presencia mediática hasta entonces inédita: el punto de vista escéptico, la otra cara de la moneda frente al aluvión pseudocientífico que invadía la televisión y la prensa escrita. El CAIRP sirvió como referente indiscutido para todo aquel que se interesara por la investigación y análisis crítico de la temática paranormal. Editó 16 números de El Ojo Escéptico, su publicación oficial, estableció nexos con docentes y científicos del interior del país, llamando la atención sobre la necesidad de hacer frente al impacto social de la pseudociencia. El CAIRP funcionó hasta mediados del año 2001, pero dejó una impronta relevante en el ámbito sociocultural argentino. Varios de sus fundadores continúan ejerciendo la difusión del pensamiento crítico a través de los medios.

Enrique Márquez, ilusionista y Miembro Consultor de Pensar, participa en radio y televisión explicando y mostrando las técnicas a las que recurren diversos “milagreros” y “cirujanos” para ejercer sus “proezas” paranormales y sobrenaturales.

Otro Miembro Consultor de esta revista, el periodista Alejandro Agostinelli, es el creador del sitio “Dios!” (www.dios.com.ar), el cual conjuga dosis de escepticismo serio e informado con excelentes informes eclécticos sobre el apasionante mundo de aquellos misterios eternamente intrigantes en secciones como Conspir@noia, Cultura Alien, Paranormal, Cibermística, Experiencias Extrañas, Fraudes y otros estimulantes costados de la omnipresente curiosidad humana. Con abundantes datos biográficos, comentarios de libros, cine, tv y humor.

También está online Argentina Skeptics (AS), un sitio educativo dedicado al examen científico de las pseudociencias y lo paranormal, a la difusión de información sobre los resultados de tales investigaciones y a la promoción del escepticismo científico y el pensamiento crítico. AS publica trimestralmente Argentina Skeptics Report, un boletín electrónico en español. Juan De Gennaro, investigador, escritor y webmaster, mantiene el sitio en http://www.argentinaskeptics.com.ar.


Argentina: vacas mutiladas, estigmas y sed de magia

¿Es cierto que la “crisis” fomenta el auge de lo paranormal?

Con la salvedad de una oleada de “mutilaciones de ganado” en 2002 (en donde opinaron desde improvisados “especialistas” hasta médicos veterinarios ofreciendo explicaciones que oscilaron entre el “chupacabras”, las sectas satánicas y rojizos roedores; entre entidades extraterrestres y conspiraciones secretas de poderosos laboratorios) y el caso de dos mujeres “estigmatizadas” en 2003, que mantuvieron la atención del público gracias a la tradicional mecánica oportunista de los medios (presentar un hecho “misterioso”, alentar y promover hipótesis y prácticas “mágicas”, y cuando el “fenómeno” no da más de sí, exponer el fraude o abandonar el tema) la realidad socio-política de la Argentina no dejó lugar para fenómenos paranormales.

Con frecuencia se afirma que la sed de magia es consecuencia de una situación económica crítica. Fue interesante comprobar que—cuando el alcance de la crisis es masivo—esta afirmación no parece funcionar. La realidad golpeó duro y los medios respondieron de igual forma: machacaron sobre la “crisis”, desplegando todo su arsenal. La población quedó expuesta a un bombardeo constante de noticias inherentes la situación política más agobiante y prolongada de la historia reciente del país: saqueos, manifestaciones violentas, apurados cambios presidenciales, depósitos confiscados, incertidumbre institucional, inseguridad e imprevisión.

A este cuadro, cautivante y estresante a la vez, se agregó la guerra en Irak, otra pastilla de terrorífico realismo para los televidentes ávidos de que “algo suceda”. Y algo sucedió, pero en este caso con bombardeos de verdad que—por carácter transitivo—acrecentaron la sensación de apocalipsis inminente.

Otras ofertas, como la de los videntes, tarotistas y curanderos—son omnipresentes. Hoy, cuando la sociedad argentina alcanzó un cierto grado de estabilidad, los diarios continúan ofreciendo avisos que con frecuencia constituyen una clara violación del artículo 208 del Código Penal, que reprime el ejercicio ilegal de la medicina. Se ha publicitado el uso de gorgojos para curar el cáncer; se habló al pasar de un “ovnídromo” en la provincia de La Rioja; se anunció que por primera vez la acupuntura será materia de un curso de posgrado para médicos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y el Reiki tuvo un importante espacio entre las “terapias alternativas” más difundidas.

La palabra “milagro” se trasformó en la muletilla para rotular casos aparentemente inexplicables: niños que milagrosamente sobrevivieron a delicadas operaciones, iglesias abarrotadas de desempleados y enfermos acudieron en masa mientras la desocupación y la enfermedad siguieron en aumento.

Para completar el cuadro, deprimido a causa del cada vez más exiguo presupuesto destinado a salud y educación, se volvió a percibir la indiferencia con que la comunidad científica acusa recibo del impacto social de la pseudociencia, a la cual el establishment académico suele llamar “mal menor” o “entretenimiento inofensivo”.

—Alejandro Borgo


Brasil: analfabetismo, exorcimos por tv y reglamentación de la astrología

¿Desinterés por la ciencia o falta de divulgadores?

Brasil es un país en donde todavía el 13% de la población es analfabeta. En un reciente examen del Programa Internacional de Evaluación de Alumnos, PISA, que mide el desempeño en lectura de los alumnos de escuelas públicas de 32 países, Brasil ocupó el último lugar. La falta de educación suele estar relacionada con el pensamiento mágico y no sorprende que en las zonas rurales los pobladores coloquen botellas de agua sobre los medidores de energía con la esperanza de que éstos marquen un consumo menor (aunque también suelen verse algunos casos en la alfabetizada San Pablo).

En la televisión abierta, que es la única a la que tiene acceso la población de más baja renta, la religión cristiana y la brujería se mezclan en sesiones de exorcismo destinadas a expulsar del cuerpo de los fieles el espíritu maligno denominado “encosto”, responsable de vicios, adulterios y deudas incobrables. Es habitual que el “encosto” conceda entrevistas a los obispos que lo azotan, siempre con la voz distorsionada… aunque manteniendo el acento regional.

En junio de 2002, el senador brasileño Artur da Távola propuso un proyecto de ley reglamentando la “profesión” de astrólogo. Hubo protestas y solicitadas, pero faltaron los medios de comunicación con credibilidad científica para apoyar la lucha: de las dos revistas de divulgación científica popular, la principal de ellas publicó recientemente un suplemento con las “propiedades” del Feng Shui; la otra, una edición especial sobre astrología con un texto muy crédulo y poco crítico, dedicando 24 páginas a los tipos de personalidad de cada signo del zodíaco.

Con respecto a la literatura, un ex mago es el autor que más vende en el país, con libros que mezclan magia y autoayuda. Pero en este caso el placer no es exclusivamente nacional. Traducido a 56 idiomas y editado en 150 países, los libros de Paulo Coelho representan el legítimo esoterismo tipo exportación brasileño. Sin embargo, el libro El Universo en una Cáscara de Nuez, de Stephen Hawking estuvo durante varias semanas entre los más vendidos en el rubro no-ficción, lo cual sugiere que en Brasil hay lectores interesados en cuestiones científicas. Lo que falta son escritores.

Debemos destacar un hecho relevante: casi al mismo tiempo en que avanzaba la reglamentación de la astrología, la mayor cadena de televisión del país promovía el desafío de James Randi en pleno horario central del domingo, desenmascarando a supuestos dotados locales, desde un doblador de cucharas hasta un hombre capaz de “resucitar” flores. Varios representantes del escepticismo brasileño estuvieron allí.

—Kentaro Mori, Widson Porto Reis & Daniel Sottomaior


Chile: la justicia falla contra tarotistas y se crea el Sindicato de Artes Esotéricas

La principal plaza de Santiago, la Plaza de Armas, de un día para otro se llenó de tarotistas quienes—sillitas y mesas mediante—comenzaron a vender a módico precio una visión del futuro a quien estuviera dispuesto a pagar por ello. Trabajaron tranquilos, aunque hubo algún que otro reclamo.

Poco a poco se alzaron voces disonantes, cuestionando la veracidad de esta práctica y denunciando a verdaderos estafadores. Los tarotistas, entonces, decidieron separar la paja del trigo y crear un sindicato que acogiera a los que leen las cartas “de verdad”. Así nació el Sindicato Nacional de Artes Esotéricas (Sinae), con el cual han pretendido sacar una patente municipal para seguir trabajando en la plaza, esta vez siguiendo las normas y pagando los tributos que todo comerciante debe cumplir.

Sin embargo, la Municipalidad de Santiago nunca les dio el permiso. Envalentonados por alguna señal del destino inescrutable al ojo de los mortales, los tarotistas decidieron presentar un recurso de protección en los tribunales de justicia, que a la larga fue rechazado en junio de 2003. ¿Razones? El trabajo que ellos realizan es ilícito, “toda vez que aquellos que ejercen el Tarot y otras actividades esotéricas persiguiendo el lucro mediante la adivinación, explotando la credulidad del vulgo, cometen una falta sancionada por el numeral 32 del artículo 496 del Código Penal”, según consta en el fallo. Dicho artículo señala que todo aquel que “con objeto de lucro interpretare sueños, hiciere pronósticos o adivinaciones u abusare de la credulidad de otra manera semejante” será multado con dinero.

Yasna Fuentes, secretaria del Sinae, sorprendió a la prensa cuando indicó que ellos en realidad no se dedican a realizar adivinaciones, “ya que simplemente leemos los símbolos de las cartas y le decimos a los clientes lo que ellas arrojan”. ¿Habían leído tanta honestidad antes?

Algunos tarotistas buscaron el apoyo de ciertos diputados para derogar la ley que los tacha de ilegales, amparados en que ésta rige desde 1875 y, por ende, está anquilosada y la consideran retrógrada. ¿Acaso olvidaron que el tarot, práctica mágica si las hay, es aún más antigua y jamás ha evolucionado? No extraña, pues, que en sus portales de Internet los seguidores de esta particular creencia apelen a la “libertad de cultos” que impera en Chile.

El Sinae seguirá adelante con acciones legales para revertir el fallo, y así poder trabajar en paz. Pero lo más curioso es que las cartas con las que los tarotistas pretenden ver el futuro de las personas fueron incapaces de señalarles que la mano de la ley venía pesada. ¿Será que nadie les pagó para ello?

—Diego Zúñiga


Colombia: mientras las iglesias se disputan “sanaciones”, la medicina alternativa ingresa
a los planes de salud

En Colombia siempre ha existido un gran porcentaje de la población en la que prevalece el pensamiento mágico. Esto se debe en parte a la tradición rural del país. En las ciudades principales son comunes los consultorios de hechiceros, chamanes, brujos, y otras personas dedicadas a hacer toda clase de encantamientos para atraer la suerte, la prosperidad económica, el amor, y otro tipo de bendiciones. La falta de educación en gran parte de la población hace que ésta sea un campo fértil para que germinen ideas pseudocientíficas, aunque se ha visto que, para generar pensamiento crítico, la educación es condición necesaria pero no suficiente.

Desde el tradicional astrólogo hasta el reinventado “Tarot Astrológico”, los adivinos siempre han estado vigentes y los medios masivos de comunicación han dado lugar a todo tipo de practicantes, entre los cuales se encuentran el “Profesor Salomón”, “Javis”, “Janine”, y otros, que responden en vivo a consultas telefónicas en secciones de magazines televisivos matutinos.

La reciente invasión de cultos religiosos cristianos de corte fundamentalista también tiene su espacio en los medios: son comunes los programas televisivos con ministerios de sanación en los cuales se muestran versiones altamente editadas de supuestas curaciones. Estas confesiones religiosas han terminado poblando con una alta densidad los centros urbanos. La reacción de la religión católica— confesión mayoritaria—no se ha hecho esperar: movimientos de renovación carismáticos en los cuales abundan los exorcismos, las sanaciones, los dones de profecía y de hablar en lenguas, entre otros, que pululan en improvisadas iglesias establecidas en cualquier casa de familia. La influencia de estos movimientos en la población aumenta la creencia en milagros, demonios, curaciones milagrosas, creacionismo bíblico literalista, y gran cantidad de conceptos acientíficos.

Una línea de credulidad bastante extendida es la de la Nueva Era, o New Age, y su mezcla de creencias místicas y pseudoterapéuticas de oriente y de occidente: acupuntura, regresión a vidas pasadas, contactos con “Maestros” ascendidos, bioenergética, reflexología, homeopatía, cristaloterapia, cromoterapia, aromaterapia, incluyendo la inaudita …urinoterapia. Estas técnicas supuestamente curativas se hallan en consultorios de médicos que renuncian a la práctica profesional para dedicarse a ellas. El problema ha llegado a extremos tales que algunas empresas promotoras de salud y algunas instituciones prestadoras de servicios médicos han comenzado a ofrecer planes de “medicinas” alternativas.

—Hernán Toro


Costa Rica: difícil contexto para el pensamiento crítico.

El contexto histórico-social costarricense, dentro del cual varias personas tratamos de desarrollar desdecense, dentro del cual varias personas tratamos de desarollar desde diferentes frentes—y a brincos y saltos—la promoción del pensamiento crítico, está marcado por una gran influencia de la creencia en lo sobrenatural y en lo divino, a través de la Iglesia Católica, en los procesos de formación, consolidación y supervivencia actual del país.

Hasta la fecha, el Estado costarricense sigue siendo confesional. Es decir, de acuerdo con el artículo 75 de la Constitución Política, la religión católica es la religión del Estado y éste contribuye a su mantenimiento. La invocación a Dios se puede encontrar incluso en la declaración del decreto y sanción de la Constitución. Formalidades aparte, la Iglesia Católica cuenta aun en la práctica con un grado importante de influencia en algunas de las políticas públicas, por ejemplo en las políticas de educación sexual planificadas y ejecutadas por los ministerios de Educación y Salud. Asimismo, históricamente el catolicismo, la creencia en Dios y la confianza en el auxilio divino, se han resaltado como virtudes ciudadanas y como componentes esenciales de la identidad costarricense.

Por otra parte, una encuesta nacional llevada a cabo en 1999 por la empresa UNIMER arrojó datos que indican que un 86% de los costarricenses creía en los milagros y un 71% en la vida después de la muerte. La creencia en algunos fenómenos o prácticas relacionadas con lo paranormal parecía tener mucho menos peso que la creencia en Dios, el cielo, el infierno y los milagros. El 27% de los encuestados en 1999 decían creer en la reencarnación, el 17% en el espiritismo, el 13% en los horóscopos; mientras que el 12% en los curanderos y el 7% en las cartas. En esa misma encuesta, un 24% de los costarricences manifestó que, para el año 2000, esperaba el fin del mundo.

—Víctor Quirós Vargas


México: ovnis en baja y cultos en altas… esferas

No se puede decir que exista una sociedad totalmente libre del influjo de las creencias paranormales, sobre todo si éstas se promueven con el fin de explotar la credulidad pública. En México, aunque se mantiene un cierto nivel de promoción y creencia en la adivinación astrológica o en las visitas de platillos voladores, tales afirmaciones no son tomadas en serio por los medios de información de mayor difusión y seriedad, y sólo se mantienen vigentes en publicaciones amarillistas y marginales.

El poderoso movimiento de promoción del fenómeno ovni que atestiguó el país a principios de los noventa casi se ha extinguido, sobre todo después del fiasco de los suicidas de La Puerta del Cielo (Heaven’s Gate), y los llamados Vigilantes del Cosmos que comanda el locutor Jaime Maussán. Ante la falta de rating han tenido que acudir a los escépticos de la SOMIE, para pedirnos reanudar los debates televisados que tanta fama les acarrearon en 1991.

La moda en México durante este verano ha sido una superchería inventada por el escritor místico Antonio Velasco Piña, autor de una novela llamada “Regina” en donde narra cómo una joven edecán de las olimpiadas de 1968, llamada Regina Teuch, que muriera en la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco, era en realidad una profetisa que había visitado el Tibet y que anunciaba el próximo despertar de la nación. Aunque los padres de la edecán negaron que ella hubiera visitado el Tibet, se estableció todo un culto en torno a esta mentira. Pues resulta que el presidente de la República, Vicente Fox, y su esposa Marta se convirtieron en creyentes de dicho culto, y han apoyado la presentación de una revista musical titulada Regina, en donde se promueve la fábula. Ellos se consideran los protagonistas de ese despertar místico, el cual demoró solamente… ¡un poco más de treinta años!

Otro aspecto alentador ha sido el fracaso de la promoción del culto del santo que no existió: Juan Diego, el indígena que atestiguara, según la leyenda, la aparición de la virgen de Guadalupe en 1532. Resulta que las ventas de sus imágenes y la asistencia a su nueva iglesia han sido muy bajas. Al ser interrogado un personaje humilde de la calle, señaló que él no creía en Juan Diego porque leyó que no había existido… ¡de algo sirvió la tarea de denuncia de los escépticos en la prensa!

—Mario Méndez Acosta


Paraguay: medios de comunicación y la creencia en lo paranormal Una complicidad explicable

Cuatro canales de televisión abierta compiten diariamente por obtener una mayor porción de la torta paranormal local. Los horarios centrales de transmisión están saturados de anuncios conocidos como fonotarot que invitan al telespectador a llamar al número que aparece en pantalla con la promesa de cura para todos sus males.

La galería de astrólogos y videntes que desfilan por la pantalla es variada y llamativa, desde la bruja tradicional, pasando por supuestos indígenas ataviados de manera grotesca, hasta la astróloga que —con aire de modernidad—se pasea frente a su biblioteca, asegurando que lo que hace es ciencia reconocida y respetada.

Además estos extraños personajes, lo que llama verdaderamente la atención es la duración de cada uno de los avisos esotéricos. Se sabe que el costo del segundo en televisión se cotiza en dólares* y sólo está al alcance de empresas y marcas de gran porte. En promedio, cada spot de tipo paranormal ronda el minuto y si se considera la cantidad de veces que están pautados por hora, se concluye que estamos ante una inversión millonaria.

La explicación es simple: los propios canales de televisión forman parte del negocio. Los canales tienen una participación mayoritaria en la facturación resultante de las llamadas telefónicas generadas por los avisos.

Esta práctica pone al tapete una cuestión fundamental: ¿no están los medios obligados—al menos éticamente—a difundir información imparcial y fidedigna? ¿Puede justificarse este abuso por sus fines de lucro? ¿No deberían acaso incluir una advertencia al consumidor tal como ocurre con los avisos de cigarrillos? ¿No deberían las autoridades regular esta actividad?

Una variante que no se había visto antes ha surgido recientemente. En los noticieros se incluyen secciones destinadas a los horóscopos. No se trata de avisos. Todo parece estar permitido cuando se trata de captar mayor audiencia o de conservar la que se tiene. Pero la asociación puede ser peligrosa; junto a las noticias de carácter local e internacional, noticias sobre deportes y condiciones meteorológicas, están también las predicciones de la astrología. Lo que antes sólo se encontraba en algún rincón de página de los periódicos, ahora asume posición de destaque en los medios televisivos. Los televidentes, inermes, son bombardeados diariamente con todo tipo de basura paranormal. Ninguna autoridad se ha pronunciado hasta ahora.

Casi con seguridad puede decirse que, justamente, es esa idea tan difundida como errada de que la astrología es “inofensiva”, la responsable de su supervivencia. Lo mismo podría decirse de las demás creencias paranormales.

*El costo promedio está entre 4 y 8 dólares el segundo. Depende de los paquetes que se cierren y de los horarios de emisión.

—Jorge Alfonso Ramírez


Perú: curaciones “milagrosas” y geografía apta para el turismo ufoarqueológico

Como en cualquier otro país aquí tenemos nuestros propios cartománticos, videntes, astrólogos -o cosmobiólogos según la Gran Fraternidad Universal, curanderos folklóricos (chamanes) o milagrosos (católicos y protestantes) o psíquicos; practicantes del toque terapéutico, medicinas y psicoterapias alternativas, quiroprácticos, psicoanalistas -con columnas periodísticas, programas radiales y congresos propios-, avistamientos de ovnis, abducciones, representantes raelianos, casas embrujadas, apariciones fantasmales e íconos religiosos que lloran.

De vez en cuando visitan el Perú famosos “curadores” psíquicos, hipnotistas, telépatas, estigmatizados, propagandistas de la reencarnación—doctrina promovida también por los grupos locales de la Nueva Acrópolis y los gnósticos—o promotores del aura.

Cada mes de octubre, desde la época del Virreynato, se realiza en varias ocasiones la procesión del Señor de los Milagros, que es una imagen que representa a Cristo crucificado, a la cual siguen miles de devotos (quizá la procesión más grande del mundo), muchos de ellos inválidos y enfermos de gravedad que, según la tradición, podrían ser sanados.

Aquí hay nació una religión, mezcla de cristianismo, ovnilogía y marxismo: Alfa y Omegay- el culto ufológico internacional Rama. El turismo místico promueve visitas a la ciudad andina del Cuzco, la cual posee los famosos restos arqueológicos de Macchu-Picchu y Sacsayhuamán, entre otros. Además, a partir de las ideas de Erich von Däniken, los arqueoufologistas relacionan los gigantescos dibujos y líneas de Nazca, ciudad de la costa sur peruana, con visitas extraterrestres del pasado. Muy cerca de ahí, en Pisco, hay un pequeño museo con piedras con grabados supuestamente prehistóricos de hombres que convivían con dinosaurios. La localidad de Las Huaringas, en la costa norte del país, es famosa por su gran cantidad de chamanes.

También tenemos diversos periódicos, revistas, programas radiales y televisivos así como páginas web que publican, transmiten o divulgan información no crítica sobre los llamados fenómenos paranormales—aunque también muy de vez en cuando aparece una nota o reportaje crítico, además de las reiteradas cartas explicativas a los diarios, algunas participaciones en televisión y entrevistas periodísticas al CIPSI-PERU.

—Manuel Paz y Miño


Puerto Rico: “puntos calientes” y fría comunidad científica

Durante toda su historia, Puerto Rico ha sido uno de los lugares reconocidos internacionalmente como uno de los “puntos calientes” para los fenómenos paranormales. Estos “puntos calientes” supuestamente y por alguna razón “desconocida”, son lugares en los que las apariciones marianas, los ovnis, abducciones y encuentros cercanos de todo tipo fantasmas, curaciones milagrosas, casas embrujadas y demás sucesos extraños son muy comunes, al menos más comunes que en otros países. Aunque estos eventos pueden tener una simple explicación, según el principio de parsimonia, lamentablemente, son los medios de comunicación, escrita y teledifundida, los que los promocionan sin un análisis científico de rigor. Vemos cómo noticieros muy respetados por la calidad de sus periodistas y de su análisis informativo acceden a tener una sección dedicada al horóscopo con un “famoso” astrólogo que parece creerse reportero cuando recita sus pronósticos diarios. Comenzó con esta modalidad un noticiario televisivo, interesado en aumentar su teleaudiencia. Los demás siguieron su ejemplo.

Aunque Puerto Rico es uno de los lugares del mundo con la mayor proporción de universidades y estaciones de radio por extensión territorial, esto no se traduce en un mayor conocimiento del razonamiento científico y lógico para explicar satisfactoriamente los fenómenos paranormales.

Al principio del siglo XXI, aún en La Isla del Encanto, tenemos una gran cantidad de situaciones producidas por los explotadores de la ignorancia y la desesperación de las personas cuando no pueden encontrar una solución satisfactoria a sus problemas de salud, económicos y de relaciones personales. Estos depredadores de la vulnerabilidad humana se esconden tras supuestos poderes psíquicos, cábalas, signos astrológicos y demás pseudociencias que contaminan nuestros medios de comunicaciones. La comunidad científica parece no querer bajarse del pedestal de sus conocimientos para enfrentar tal difusión de razonamientos faltos de lógica. Afortunadamente, en tiempos recientes un pequeño grupo de profesionales en diversas áreas del conocimiento humano se ha unido para comenzar a dar la batalla en favor de la ciencia y la racionalidad. El trabajo parece ser inmenso y dificultoso, pero al igual que Roma no se hizo en un día, tampoco lo fue el pensamiento racional, lógico y científico. Esperamos poder avanzar en éstas áreas para llevar a nuestra gente hacia un siglo XXI de entendimiento y racionalidad.

—Lucas Montes Valentín


Venezuela: De que vuelan, vuelan…

¿Desinterés por la ciencia o falta de divulgadores?

En Venezuela, al igual que en casi toda América Latina, la actividad científica ha sido marginal. La investigación que se realiza, concentrada en universidades e instituciones estatales, no llega al público y su relación con la industria es virtualmente inexistente.

En cuanto a su percepción, la ciencia es, en general, vista como un “lujo” exclusivo de las naciones ricas. La ciencia es un misterio, casi un tabú que inspira una mezcla de reverencia y temor. En ello ha colaborado un sistema educativo obsoleto en que la ciencia se reduce a la memorización de conceptos y fórmulas.

Los medios masivos tienen también una responsabilidad importante. En años recientes la televisión ha incrementado notablemente sus contenidos pseudocientíficos y anticientíficos; su componente básico es la brujería tradicional, empacada como producto New Age. Adicionalmente las telenovelas, la publicidad, los juegos de azar y numerosos cursos y seminarios explotan estos contenidos. En cuanto a la prensa, el espacio dedicado a la pseudociencia es mucho mayor que el que se otorga a la divulgación científica.

Un importante aspecto de esta situación es el que conforman los fenómenos sociológicos denominados locus de control externo y “desesperanza aprendida”1, característicos de la idiosincrasia latinoamericana, que inclinan a los miembros de estas sociedades a aceptar causas mágicas, fatales, ajenas a las propias acciones u omisiones, como explicación a sus condiciones de vida y a los acontecimientos que les afectan. Así, en Venezuela—como en el resto de la región—los juegos de azar son una parte muy importante de la vida económica y social de la población de menores recursos.

En cuanto a las creencias mágicas, existe un sincretismo entre la fe católica y los animismos africano e indígena, que si bien carecen de la fuerza que mantienen en países como Cuba o Brasil, siempre están a la mano en momentos de dificultades. Hasta personas de elevada educación, después de escuchar argumentos racionales sobre temas como la astrología o el “mal de ojo”, repiten una frase que en cada país se pronuncia de distinto modo pero significa lo mismo: “No creo en brujas, pero de que vuelan, vuelan”. Es decir: no, pero tal vez… Es la lógica difusa latinoamericana en su mayor expresión.

Esto representa una típica “indiferencia benigna” hacia el pensamiento crítico, hacia la toma de una posición clara sobre asuntos controvertidos; usualmente ello responde a simple pereza intelectual, pero cada vez más es producto del pensamiento New Age. Introducir la duda nos convierte en gente extravagante. De ahí las dificultades que enfrentamos los muy pocos que intentamos emplear sistemáticamente el pensamiento crítico.

—Sami Rozenbaum

Resumen de la ponencia presentada ante el IV Congreso Escéptico Internacional, Burbank, California, 20-23 de junio de 2002.

La versión completa puede leerse en la página de AREV: www.geocities.com/escepticosvenezuela/

1. El locus de control es la creencia generalizada sobre la contingencia entre la respuesta y el evento: la indefensión vendría a ser la creencia de que no hay relación entre la propia acción y los eventos. La “desesperanza aprendida” (o “indefensión aprendida”) es la percepción del sujeto de que no tiene elección sobre ciertas opciones.


Grupos y webs en Brasil

Actualmente hay en Brasil 4 grupos escépticos activos. La Sociedade Brasileira de Céticos e Racionalistas fue creada en 1999 por Renato E. M. Sabattini, a instancias de una columna de un diario que proponía una “sociedad de escépticos”, y fue la primera agrupación escéptica brasileña. Posee un sitio online y una lista de discusión.

La Sociedade da Terra Redonda fue fundada en el mismo año, algunos meses después, por Leo Vines. Edita una revista electrónica, promueve debates online, encuentros de confraternización en las principales ciudades del país y mantiene también un sitio online, con foro y lista de discusión. Sus representantes ya participaron en programas de radio y TV, destacándose en el año 2002 el desafío que realizara James Randi en un programa televisivo de gran audiencia.

El grupo Ciência & Cidadania, creado en 2001 por Daniel Sottomaior, mantiene una lista de discusión, y su fundador ya participó en diversos medios divulgando el escepticismo y el pensamiento crítico.

El Projeto Ockham, fundado en 2002 por Alexandre Castro, Ana Barbosa de Oliveria y Widson Porto Reis, cuenta con un sitio online que divulga el pensamiento científico, discutiendo las evidencias científicas disponibles sobre varios fenómenos supuestamente “paranormales” o “sobrenaturales” y hechos que son erróneamente rotulados y divulgados como científicos.

Sociedade Brasileira de Céticos e Racionalistas: www.ceticos.org

Sociedade da Terra Redonda: www.str.com.br o www.strbrasil.com

Ciência & Cidadania: http://br.groups.yahoo.com/group/CienciaCidadania/

Projeto Ockham: www.projetoockham.org


Chile a bordo de La Nave de los Locos

Los críticos chilenos se han ganado un lugar a partir del boletín La Nave de los Locos, dirigido por el abogado Sergio Sánchez y el periodista Diego Zúñiga, representante de Pensar en Chile. Bajo el alero de esta publicación se han realizado charlas y presentaciones en distintos lugares del país. Asimismo, y gracias a esto, variados medios de prensa han encontrado voces disonantes a la hora de realizar reportajes sobre las pseudociencias en general.

De esta forma, los miembros de La Nave de los Locos han sido requeridos en televisión y prensa para presentar la versión escéptica de temas como la ufología, fenómenos paranormales y hasta ángeles. Con el tiempo, el movimiento crítico extendió sus manos a publicaciones extranjeras y se granjeó la antipatía de pseudocientíficos y charlatanes varios, quienes no habían sentido jamás en Chile el contrapeso de una postura diferente.

Escépticos Colombia

En Colombia no hay asociaciones escépticas o de librepensamiento. Sin embargo, se ha con formado un grupo de personas en la ciudad de Medellín que comenzó a realizar reuniones para discutir temas relacionados con el pensamiento escéptico.

Escépticos Colombia es una agrupación que promueve el pensamiento crítico y la racionalidad. Su temática está centrada en las pseudociencias y las afirmaciones irracionales en el territorio local principalmente.

Mantiene un sitio online en: http://www.geocities.com/escepticoscolombia

Participan de Escépticos Colombia: Antonio Vélez Montoya, David A. Galeano González, Édison A. Rivera Noreña, Ferney Yesyd Rodríguez Vargas, Hernán D. Toro Agudelo, Juan D. Rodas y Sergio Naza Guzmán.

Iniciativa para la Promoción del Pensamiento Crítico (IPPECCR) en Costa Rica

En un contexto caracterizado por una creencia menos pronunciada en prácticas relacionadas con lo paranormal, pero al mismo tiempo con una fortísima creencia en Dios, en la autoridad de la Iglesia Católica y en los milagros, se hace difícil lograr receptividad para las propuestas que tienden a priorizar el pensamiento crítico y el escepticismo como herramientas para sobrellevar la vida cotidiana, antes que la confianza en el auxilio divino o en la superstición.

Aunque en el país no existe un grupo escéptico legalmente constituido, varias personas se reúnen de vez en cuando para debatir, proponer eventuales estrategias de acción y formas de comunicar nuestro parecer. En la actualidad se mantienen unidos a través de la Internet bajo el nombre de Iniciativa para la Promoción del Pensamiento Crítico (IPPEC-CR)* y están en contacto permanente con escépticos de varias partes del continente.

* http://www.geocities.com/ippeccr


La Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (Somie)

La Somie, fundada en 1989, ha celebrado un Congreso Internacional de Escépticos y más de 200 conferencias en distintas instituciones culturales y educativas. Está integrada por personas de las más diversas áreas del conocimiento, incluyendo ilusionistas, periodistas, novelistas y académicos, interesadas en difundir información crítica sobre lo paranormal y en investigar las supuestas evidencias que provengan de este campo. Su actividad se realiza mayormente a través de los medios impresos y electrónicos.

Los miembros de la Somie han participado en docenas de debates televisivos en México y en los EE.UU., país donde se han presentado en especiales para A&E y en dos ocasiones en el programa hispano de Marta Susana, que se difunde desde Miami.

Su subcomité de estudios del fenómeno OVNI es internacionalmente reconocido como uno de los más prestigiosos. Ha participado en numerosos debates con los proponentes de la hipótesis extraterrestre y ha realizado investigaciones sobre varios fraudes cometidos en este ámbito, exponiendo a quienes los perpetran.

Cuenta con el apoyo académico de varios doctores en ciencias, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), muy particularmente de la Dra. Julieta Fierro, directora de Divulgación de la Ciencia de la UNAM y premio Kalinga (1995) de la UNESCO debido a su tarea de difusión de la ciencia.

La Somie se ha convertido en un órgano de consulta imprescindible en dondequiera que se debata en torno a temas relacionados con lo paranormal y la pseudociencia. Actualmente se presentan estos temas en la página web humanista “Razonamientos” (www.amer.humanists.net)

La Somie tiene acceso a una columna fija sobre escepticismo en la revista oficial bimestral Ciencia y Desarrollo, órgano del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), del gobierno de México, así como a un programa de dos días a la semana, Biblioteca Pública, en Radio Red, AM, escuchándose en todo el país y en Internet. Los colaboradores de Somie han escrito docenas de libros de investigación y crítica a lo paranormal.


Centro Peruano de Investigaciones de lo Paranormal, lo Seudocientífico y lo Irracional

(CIPSI-PERU)

Es una agrupación educativa sin fines de lucro. El CIPSI-PERU fue fundado en 1998 por profesionales y estudiantes—mayormente procedentes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos—en Lima, Perú. Actualmente está conformado por las siguientes personas: Guillemo Carranza (ilusionista), Raymundo Casas (lingüista), Humberto Vasquez (médico), Leonardo Ledesma (abogado), William Montgomery (psicólogo) y su director Manuel Abraham Paz y Miño (filósofo).

Sus principales objetivos son:

  • Investigar los llamados fenómenos paranormales (milagros, clarividencia, apariciones fantasmales, ovnis, etc.), las seudociencias (astrología, psicoanálisis, etc.) y las tendencias irracionales humanas (destructividad, credulidad, renuncia a la autonomía, etc.).
  • Dar a conocer al público los comentarios críticos, las explicaciones racionalistas y la información científica con respecto a los llamados fenómenos paranormales, las seudociencias y las tendencias irracionales humanas. El CIPSI-PERU hace esto por medios impresos -libros y revista Neo-Skepsis-, visuales -video-documentales-, organizando conferencias, video-fórums, etc.
  • Observar la información vertida sobre las afirmaciones paranormales y seudocientíficas y sobre el irracionalismo humano por los medios masivos de comunicación peruanos para así hacerles llegar por medio de cartas y comunicados nuestros puntos de vista críticos y explicativos sobre tales afirmaciones.

Como muchos otros países en el mundo, en el Perú hay diversos periódicos, revistas, programas radiales y televisivos así como páginas web que publican, transmiten o divulgan información no crítica sobre los llamados fenómenos paranormales, las prácticas pseudocientíficas y las tendencias irracionales del hombre -aunque también muy de vez en cuando aparece una nota o reportaje crítico.

La página web del CIPSI-PERU está en http://www.geocities.com/cipsiperu


Sociedad de Escépticos de Puerto Rico

La Sociedad de Escépticos de Puerto Rico, Inc.*, formada en mayo del 2003 y en proceso de crecimento, es una organización científica y educacional que agrupa a estudiantes, académicos, médicos, biólogos, escritores, científicos, historiadores, profesores, maestros, artistas, ingenieros, periodistas y cualquier otro interesado en asuntos controversiales, afirmaciones extraordinarias, ideas revolucionarias, y en la promoción de la ciencia. Su objetivo es servir como una herramienta educacional para aquellos que buscan clarificación y puntos de vista sobre esas ideas y afirmaciones.

Es una entidad sin fines de lucro, implementada bajo las leyes del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Sus miembros se han organizado para que la población tenga donde acudir a fin de obtener información sobre las pseudociencias, los productos “alternativos” y los eventos supuestamente paranormales. Para llamar la atención de las agencias gubernamentales pertinentes y los medios de comunicación sobre cualquier abuso que vaya en contra de la salud del pueblo. Queremos ayudar a desarrollar el pensamiento crítico, y fomentar el cuestionamiento inteligente ante cualquier evento o reclamo extraordinario.

Difundir el punto de vista científico.

* http://www.escepticospr.com


La Asociación Racional Escéptica de Venezuela (AREV)

La AREV nació en febrero de 2001, como producto de una fanfarronada: Guido Núñez, estudiante de Biología en la Universidad de los Andes, citó esa imaginaria organización mientras se enfrentaba a una “bruja” estafadora. A pesar de tan anecdótico inicio, la AREV se convirtió rápidamente en realidad cuando se sumó el médico Javier Garrido, se creó una página web y una lista de correos, y se establecieron relaciones con organizaciones escépticas del resto del continente. Poco después se incorporaron el periodista Sami Rozenbaum, el biólogo Ricardo Babarro y el ingeniero Luis Daniel Beauperthuy, quienes actualmente integran también la directiva de la agrupación.

Se decidió que la prioridad de la AREV sería la divulgación del pensamiento crítico. En diciembre de 2001 apareció el primer número del órgano divulgativo electrónico de la AREV, Lúcido, cuya publicación es aproximadamente bimensual. Además, los miembros de la AREV publicaron decenas de artículos y cartas en diarios y revistas de alcance nacional; fueron entrevistados en varias oportunidades, obteniendo un importante despliegue en los medios. Los materiales publicados generaron respuestas e iniciaron polémicas, sobre todo en referencia a la llamada “medicina alternativa”. A finales de 2002, la AREV mantuvo una intensa controversia en el diario El Nacional con la empresa pseudomédica “Adaptógenos Internacionales”, que se dedica a comercializar productos supuestamente curativos a través de “centros médicos” e “institutos” espurios, libros y una copiosa publicidad.

La AREV funciona como una agrupación típica de la era de Internet: todo el trabajo se realiza a través del correo electrónico y las reuniones son espaciadas. Sin embargo, la AREV está lejos de ser “virtual”: ha establecido relaciones con numerosos periodistas que simpatizan con los postulados del pensamiento crítico y colaboran como multiplicadores del escepticismo.

Siendo una organización joven y carente de recursos, la AREV cumple su labor con dignidad. Y resulta grato recibir a través del e-mail un mensaje que se repite una y otra vez: “Qué bueno que existen, yo creía que estaba solo”.