Noticias Locales

Perú: Segundo encuentro del pensamiento crítico iberoamericano

Casi un año después de la Primera Conferencia Iberoamericana sobre Pensamiento Crítico, llevada a cabo en Buenos Aires en septiembre de 2005, se realizó en Lima la segunda reunión. Desde el 3 al 5 de agosto, reunidos en el sobrio y elegante auditorio “Rosa Alarco Larrabure” de la Biblioteca Central de la Universidad de Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), una veintena de expositores provenientes de diversos países de Iberoamérica y de los Estados Unidos disertó sobre el impacto social del dogmatismo y el engaño.

Gigantografía a la entrada del auditorio de la Biblioteca Central de la UNMSM.
Gigantografía a la entrada del auditorio de la Biblioteca Central de la UNMSM.

Luego de la apertura a cargo de Manuel A. Paz y Miño, del CFI-Perú, organizador de este encuentro, comenzó la primera sesión sobre pensamiento crítico (PC). Julio C. Krüger, profesor de filosofía y director del Instituto de Investigaciones del Pensamiento Peruano y Latinoamericano de la UNMSM. En su exposición, “¿Qué es el pensamiento crítico?”, Krüger dio diversos enfoques del PC y la aplicación práctica de la actitud crítica. Le siguió quien escribe con una presentación —“Pensamiento crítico: ¿necesidad social o lujo académico?”— que incluyó opiniones de reconocidos filósofos y científicos sobre la indiferencia académica con respecto a la difusión del pensamiento mágico, la pseudociencia y los dogmas en general. A este respecto se escucharon las reflexiones de Mario Bunge, Michael Shermer, Paul Kurtz, y también de otros científicos que habían participado en el encuentro realizado en Buenos Aires. Hay un acuerdo casi unánime en que hay que despertar a la comunidad académica del letargo en que ha caído y exhortarla a transmitir la necesidad de enseñar PC en la universidad, terreno que en muchos casos ha sido tomado por la anticiencia y la desidia.

Paul Kurtz, presidente del CFI, destacó enfáticamente la necesidad de un Nuevo Iluminismo.
Paul Kurtz, presidente del CFI, destacó enfáticamente la necesidad de un Nuevo Iluminismo.

Fundamentalismo, anticiencia y la necesidad de un Nuevo Iluminismo

Comenzó el bloque siguiente con Hugo Estrella, co-director de proyectos internacionales del Center for Inquiry, quien disertó sobre la religión como instrumento de poder en América Latina, y cómo el populismo y el caudillismo se vinculan con una irracional concepción del mundo. A la vez mencionó cómo los mecanismos de poder estimulan el pensamiento mágico, irracional, adaptándolo a los tiempos a través de sus fases conservadoras, autoritarias, marxistas y nacionalistas.

A Estrella le siguió Paul Kurtz, presidente del Center for Inquiry, quien con énfasis y entusiasmo dejó el libreto escrito y se dedicó a hablar con pasión sobre la necesidad de un Nuevo Iluminismo, recorriendo el escenario, haciendo gestos, moviendo los brazos, con una envidiable vitalidad. Su exposición dejó optimismo, a pesar de tratar temas tan complejos y atemorizantes como el fundamentalismo religioso, la irracionalidad, la censura y las consecuencias del abuso del poder por parte de gobiernos presuntamente democráticos que llevan el germen del dogma y en los que se ha enquistado el fundamentalismo, tal como es el caso de los Estados Unidos. Kurtz destacó lo importante que es poder dar a la humanidad la posibilidad de disfrutar verdaderamente la vida, de ser libres, de poder vivir en plenitud. En un momento, hizo poner de pié al auditorio y propuso que cada uno abrazara al que tuviera al lado. Fue un momento de distensión, que retrató impecablemente el espíritu de su charla.

Terminó la sesión del jueves, el psicólogo Rubén Ardila. Con tono cálido y amable —aunque con firmeza— mostró su preocupación por el crecimiento de la anticiencia, que se gestó primero fuera de la comunidad científica y ahora surge con fuerza desde dentro de ella: el relativismo, el subjetivismo, la idea de que la ciencia es una “construcción social”, un “instrumento de poder”, una “ideología”. En su presentación, “¿Por qué ha sido tan difícil la consolidación de una ciencia del comportamiento?” afirmó cuatro puntos clave: la necesidad humana de enfrentar la incertidumbre, la formación de asociaciones inadecuadas y supersticiones, el inventar explicaciones cuando no hallamos bases sólidas para entender la realidad, y la humana tendencia a crear rituales.

Religión, sexo y sociedad

El viernes comenzó con la presentación de Norman Allen, del Center for Inquiry, quien disertó sobre “El crecimiento de la religión y su impacto en los descendientes latinos y africanos en los EE.UU.”, discutiendo los avances y retrocesos en materia de planes de salud para evitar la expansión del sida y otras enfermedades, también el crecimiento del evangelismo entre los latinos y afroamericanos y analizando prácticas cada vez más comunes entre los latinos que residen en los EE.UU., tales como el curanderismo.

El neurolingüista Artidoro Cáceres Velásquez parafraseó a Simón Bolívar: “si la naturaleza se opone, lucharemos contra la naturaleza”.
El neurolingüista Artidoro Cáceres Velásquez parafraseó a Simón Bolívar: “si la naturaleza se opone, lucharemos contra la naturaleza”.

Artidoro Cáceres Velásquez, neurolingüista, hizo una encendida defensa del inalienable derecho que cada individuo tiene de ejercer su vida sexual de acuerdo a su orientación. Así mencionó a Simón Bolívar cuando pronunció: “si la naturaleza se opone, lucharemos contra la naturaleza”. Ello despierta dudas y preguntas incómodas sobre qué es, al fin y al cabo, lo “natural”. Pasó revista a todos los tipos de sexualidad: reproductiva, placentera, mística, lucrativa, y coterapéutica. Y luego se refirió a los distintos modos de ejercerla: heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, plurisexualidad evolutiva diacrónica (aquellos individuos que cambian su orientación sexual en distintos períodos de su vida), y multisexual sincrónica (aquellos que combinan hetero y homosexualidad en un mismo período). Amenizó su ponencia con un chiste. Un presidente va, junto con su esposa, a ver a un granjero. Éste le dice que tiene un semental que en su vida útil puede llegar a servir diez mil veces. Cuando la mujer escucha esto, le susurra al granjero “dígaselo al presidente”. Por su parte, el presidente le pregunta entonces si el semental sirve diez mil veces a una sola vaca, a lo que el granjero responde “no, al contrario, sirve a muchas”. Entonces el presidente le susurra: “dígaselo a la señora”.

Contrariamente a la exposición de Cáceres Velásquez, el conductor televisivo y crítico cultural Marco Aurelio Denegri abordó “La mentirocracia sexual”, en una presentación despareja y con más aspavientos que contenido. Tal vez sea cierto lo que dijo con respecto a que la mentira más grande sobre la sexualidad es que el placer por sí mismo es malo, es lo peor. Pero también sacó de la galera unos datos que sorprendieron al público: “Sólo al 30% de las mujeres les gusta la penetración”. Preguntado por este cronista “¿De dónde lo sacó? ¿De una investigación científica o de su experiencia personal?”, el conductor televisivo lo tomó como un ataque ad hominem (?), pero esquivó contestar la pregunta. Algo poco serio para un congreso sobre pensamiento crítico.

En la sección dedicada a “Epistemología y pseudociencia”, el profesor Carlos Alvarado de Piérola brindó un enfoque epistemológico de las pseudociencias, haciendo una cronología de las distintas concepciones del conocimiento a través de la historia. Desde Parménides, quien opuso “doxa” con “episteme” (opinión vs. conocimiento) hasta Popper —con sus criterios de demarcación—, y Bunge y su aporte a la definición de pseudociencia. Piérola no dejó de mencionar a los movimientos anticientíficos, sobre todo al anarquistmo metodológico promovido por Paul Feyerabend.

Luego de hacer un repaso de las características y causas de la pseudociencia (dogmatismo, falta de autocrítica, autoengaño, exitismo, adoctrinamiento, camuflaje, apariencia de rigor y autovictimización de los pseudocientíficos) el profesor de lingüística Raymundo Casas dedicó su charla al creacionismo científico, esa disciplina de nombre paradójico que rechaza la evolución. Para el creacionista —dice Casas— hay una diferencia esencial entre el hombre y el resto de los animales. También el creyente sostiene que pueden ocurrir milagros y que existe un diseñador. Cree que cualquier laguna en la teoría de la evolución es signo de que ésta es falsa y, por lo tanto, el creacionismo es verdadero. Terminó su charla exhortando enfáticamente a no omitir el debate y hacer frente a los creacionistas.

De izq. a der.: Alejandro J. Borgo, Joe Nickell, Hugo Estrella y Benjamin Radford respondiendo a las preguntas del público.
De izq. a der.: Alejandro J. Borgo, Joe Nickell, Hugo Estrella y Benjamin Radford respondiendo a las preguntas del público.

Pseudociencia en medicina y psicología

En el que fue probablemente uno de los mejores bloques del congreso, Humberto Vásquez, Guido Núñez Mujica y César Sparrow Leiva hablaron sobre las terapias pseudomédicas, la “medicina sistémica” y el psicoanálisis.

Vásquez, médico infectólogo, hizo un riguroso análisis de la biotecnología médica y su contraparte: la pseudomedicina. Fue muy claro, explicativo, coherente y no tuvo reparos para preguntar frontalmente qué cuernos hacen las medicinas alternativas cuando deben tratar la tuberculosis, el sida, el hipertiroidismo, el infarto, la deshidratación, la apendicitis, la neumonía severa y otros cuadros agudos… Ello me recordó al fallecido amigo y médico Aldo M. Slepetis cuando decía: “mucha medicina alternativa, pero los que firman los certificados de defunción son los médicos que practican la medicina científica”.

Guido Núñez Mujica, de la Asociación Racionalista Escéptica de Venezuela (AREV) hizo una impecable exposición de la llamada “medicina sistémica”, pseudociencia que apela al uso de hierbas y a los “adaptógenos”, productos herbarios de “plantas superiores” que estimulan la energía, la inteligencia y la organización. La tríada mencionada es expuesta a modo de fórmula: Energía = Inteligencia + Organización. ¡Qué simple y bello! Toda la comprensión de la complejidad humana en un triángulo de tres letras…

La “medicina sistémica” también recurre al cartílago de tiburón, a los minerales coloidales y a las vitaminas. Sus principales impulsores son Joel Wallach —quien afirma que las carencias minerales son la causa de todas las enfermedades—, Keshava Bhat, que dice que el sexo de los niños lo determina la nutrición de la abuela (?), y Konstantin Korotkov, para quien existe la vida después de la muerte y cree que la fotografía Kirlian lo prueba. ¿Algún candidato a paciente luego de leer esta sarta de disparates? Pues sí, ya hubo dos casos de muerte por mala praxis.

Por su parte, Sparrow Leiva se dedicó a analizar (valga la redundancia) al psicoanálisis, mostrar sus falacias y explicar por qué la criatura de Freud es una pseudociencia de la A a la Z.

El “sudario” de Turín

Hernán Toro, representante de Pensar en Colombia hizo una presentación impecable sobre la llamada “sábana santa”. Ilustrada con muy buenas imágenes, la charla fue muy bien llevada por Toro —poniendo en clima a la audiencia, creando el misterio para dar lugar a la resolución del enigma. Paso a paso, Toro fue mostrando, una a una, las fallas que señalan que el “sudario” es una falsificación de cabo a rabo. Su exposición fue brillante, explicando cada cosa hasta el último detalle, con una incansable preocupación por la claridad y el análisis riguroso. La audiencia, agradecida.

Mitos, milagros y sectas

Benjamín Radford, editor jefe de Pensar y del Skeptical Inquirer, sostuvo la importancia de investigar cualquier afirmación paranormal —sea una casa encantada, algún monstruo lacustre o una abducción extraterrestre— y hacer hincapié en la amenaza de los mitos. Las pseudociencias y el pensamiento mágico no son inofensivos. Pueden llevar a graves equivocaciones, con costos en dinero y en vidas. Así que, llamó a los investigadores a unirse y promover la investigación libre y crítica de las afirmaciones paranormales.

El conocido investigador Joe Nickell, del Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones sobre lo Paranormal (CSICOP), comenzó hablando de uno de los sueños —al fin cumplido— de su vida: conocer las líneas de Nazca. Él mismo reprodujo años atrás una de las famosas figuras de Nazca. Pero nunca había estado allí. Disfrutó mucho de esta posibilidad, a la vez que no dejó pasar la oportunidad de criticar a Von Däniken y sus teorías un tanto racistas: las pirámides y líneas presuntamente construidas por extraterrestres dejaban la impresión de que las culturas indígenas eran torpes y no tenían conocimiento alguno como para construirlas. Nada más lejos de la realidad.

Nickell repasó “milagro” tras “milagro”: las vírgenes que lloran, los estigmatizados, la licuefacción de la sangre de San Genaro, las “curaciones” de Lourdes y otros que él mismo investigó. El mensaje de Nickell es directo: no sacar conclusiones sin investigar, no ser prejuiciosos, no transformarnos en lo que criticamos.

El tema de las sectas no estuvo ausente en el congreso. El médico Héctor Guillén hizo un detallado análisis de las sectas, su definición, estructura, organización, métodos de acción, objetivos, etc. Aunque la intención de Guillén es informar honestamente sobre el accionar de los grupos sectarios, sus alusiones al “control mental” y al “lavado de cerebro” sonaron un poco desactualizadas, cosa que, a la hora de las preguntas, el propio Guillén reconoció. El problema de las sectas es extremadamente complejo, sobre todo porque se trata de un tema muy propenso a las conclusiones simplistas y a la costumbre de etiquetar apresuradamente.

Cristo: mito e historia

Fue interesante la exposición del físico Luis Del Castillo sobre la presunta existencia de Jesús, haciendo un análisis histórico, cultural y socioeconómico de lo que sucedía en la época en que supuestamente nació el que iba a ser el Mesías. Y marcó una diferencia entre Jesús, el ser humano, y su transformación en Cristo, cuando ya adquiere su cariz religioso y se transforma en el hijo de Dios. Del Castillo era un huracán, hablaba muy rápido, enérgicamente y muy compenetrado con lo que decía. Por momentos hasta parecía ausente. Pero se destacaron sus conocimientos de historia y el detalle con que desarrolló cada punto.

Medios, economía, política y engaño

Este fue quizá el bloque más flojo del congreso. El periodista Herbert Mujica Rojas se quejó —con justicia— de la liviandad con que informan los medios, sin comprobar los hechos, sin citar las fuentes y privilegiando la noticia antes que el contenido. Pero cuando se empieza a hablar de política y de las influencias del poder sobre los medios, tiende a perderse la objetividad, y lo que puede ser una exposición imparcial corre el riesgo de transformarse en una protesta panfletaria.

Algo parecido sucedió con Manuel Humala Urrutia cuando en su presentación “Falacias económicas y políticas” presentó a la democracia como una “cáscara formal” que esconde una “dictadura del capital”.

De izq. a der.: Enrique Bernain, Rubén Ardila, Héctor Guillén, Guido Nuñez Mujica y Joe Nickell durante un descanso.
De izq. a der.: Enrique Bernain, Rubén Ardila, Héctor Guillén, Guido Nuñez Mujica y Joe Nickell durante un descanso.

Final

Siguieron la tarde del sábado 5 de agosto Carmen Zavala, profesora de Filosofía, quien se pronunció por una ética sin religión, basada en la autorrealización del ser humano en toda su dimensión: física, mental, emocional y social.

Manuel A. Paz y Miño, del CFI-Perú, presentó “Sobre la mentira y los mentirosos”, dando una definición de la mentira y mencionando sus diferentes tipos. También se refirió a las causas de las mentiras, por qué miente la gente y apuntó hacia la necesidad que siente el ser humano de vivir engañado.

Cerró el evento Guido Mujica Núñez, quien anunció la formación de la Federación Iberoamericana de Centros de Investigación cuyos objetivos serán la defensa de la ciencia y la razón, la promoción del humanismo laico, de la ética humanista laica no dogmática y la afirmación de la libertad de conciencia. Dijo Núñez:

“Si bien aquí en Perú ya existe un CFI, coordinado por nuestro amigo Manuel, así como en Argentina ya existe otro, llevado por Alejandro J. Borgo, nos proponemos extender este esfuerzo en el ámbito regional, pues creemos que es vitalmente necesario. En ese sentido la noche de hoy es histórica, aquí ha nacido el germen de lo que esperamos sea una fuerza contra el oscurantismo y el dogma que existe en nuestras naciones. Sabemos que no es fácil, es un camino cuesta arriba, pero al ver el comportamiento de esta audiencia, su extremo interés, sus preguntas atentas e incisivas, no podemos sino sentir esperanza.”

Esperamos entonces un nuevo congreso para el año que viene, que tal vez sea llevado a cabo en Brasil o México.