Pastillas

Según la versión española de ‘Scientific American’ el agua se puede magnetizar

Investigación y Ciencia, la edición española de Scientific American, publicó en su número 324 (septiembre de 2003) un artículo sorprendente. Elvira Martínez, María Victoria Carbonell y Mercedes Flórez, profesoras de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de Madrid, son las autoras de “Estimulación de la germinación y el crecimiento por la exposición a campos magnéticos”, un texto en el que se da por probada la magnetización del agua, algo imposible desde el punto de vista de las leyes de la física y que ha dado lugar a una próspera industria de artilugios milagrosos a acoplar en los grifos.

El artículo lleva un subtítulo -“El tratamiento magnético de semillas y el riego con agua tratada magnéticamente permite aumentar el porcentaje y velocidad de germinación, así como la longitud y el peso de las plantas”- que debería de haber hecho saltar todas las alarmas entre los responsables de ‘Investigación y Ciencia’. No fue así y quienes han cazado al ‘monstruo’ han sido los miembros de la lista de correo ‘Escépticos’, que han dirigido a la dirección de ‘Scientific American’ una dura carta colectiva tras “no haber recibido una respuesta satisfactoria” de los editores españoles, aquienes transmitieron en principio su queja.

La iniciativa escéptica, idea de la bióloga Adela Torres, ha sido respaldada por más de setenta científicos, divulgadores y aficionados a la ciencia que consideran que el texto de ‘Investigación y Ciencia’ es “la más flagrante muestra de pseudociencia que hemos visto en mucho tiempo” y añaden lo triste que ha sido para ellos encontrárselo en “una revista, por lo demás, excelente”. “El artículo -explican- afirma que las propiedades físicas y químicas del agua cambian significativamente con su exposición a un campo magnético”, presupuesto que se basa en argumentos científicos “poco sólidos”y que las autoras dan por bueno para sus experimentos, expuestos en un trabajo que contiene otros fallos metodológicos graves.

Los firmantes de la carta están “desolados” por que el nivel de calidad a la hora de aceptar artículos haya caído en la revista por debajo del mínimo requerido para ofrece una visión real de “la investigación en España y en el mundo”. Y piden a los responsables de ‘Scientific American’ que velen para que no vuelva a repetirse algo así en el futuro y tanto la revista americana como su edición española sigan siendo “unas herramientas magníficas para acercar la ciencia al público no especializado”.