Libros

Una visita guiada al mundo de los fabricantes de misterios

Pensar-1-1-Libros1Los Grandes Misterios de la Historia. Por Massimo Polidoro. Editorial Printer Latinoamericana, Intermedio Editores. Bogotá, 2003. 267 páginas.


Entre la agobiante profusión de libros sensacionalistas acerca de lo extraordinario, un lector racional siente como un soplo de brisa fresca la aparición de textos serios y bien documentados que tratan estos temas de forma crítica. La obra Los Grandes Misterios de la Historia de Massimo Polidoro es un buen ejemplo de éstos.

El autor, fundador del CICAP (Comité Italiano para el Control de las Afirmaciones Paranormales) y colaborador frecuente de la revista Skeptical Inquirer, ha realizado una excelente obra divulgativa sobre el pensamiento crítico mientras mata dos pájaros de un tiro: expone las técnicas usadas por escritores con pocos escrúpulos para fabricar “misterios” que terminan siendo éxitos editoriales, y al mismo tiempo expone y refuta la desinformación que aparece en esos best sellers. La forma amena en que presenta la forma tradicional de cada caso, para luego desmontar el misterio aportando los datos que los escritores sensacionalistas ocultan, es lo más cercano a una visita guiada a un museo sobre mercaderes de la credulidad. A medida que se hace esta visita al mundo de lo extraordinario, se proveen al lector elementos de juicio crítico que podrá ejercitar cuando se le presenten afirmaciones sobrenaturales. En este sentido, el libro de Polidoro es una introducción muy amena y didáctica al pensamiento racional.

La obra comienza con un capítulo introductorio en el que explica, por medio de un divertido test, la diferencia que hay entre un lector de misterios verdaderamente curioso y otro que sólo dice serlo. En esta explicación usa un relato acerca de la desaparición misteriosa de un barco (el Sandra) y luego clasifica las preguntas que se le generan al lector. Los consumidores ávidos de lo misterioso tienen una sorpresa garantizada al hacer este test. A partir de esto, construye un tratamiento conciso y serio acerca de la pugna tradicional entre el derecho a creer lo que se quiere creer y el derecho a dudar, para entrar en la materia del resto del libro.

Polidoro agrupa varios misterios tradicionales en seis secciones: Misterios de la Naturaleza: Triángulo de las Bermudas, poderes de las pirámides y círculos en campos de cereales; Misterios de la Antigüedad: la Atlántida y la maldición de Tutankhamon; Espectros y Espíritus: la cripta inquieta de la familia Chase en Barbados y la maldición del Titanic; Personajes Misteriosos: Nostradamus y Houdini; Sobrenatural: la Síndone de Turín, y por último, Criaturas Misteriosas: el Monstruo del Lago Ness.

Cada capítulo del texto de Polidoro es un resumen actualizado de las soluciones a cada misterio. Por ejemplo, el capítulo sobre el Triángulo de las Bermudas trae la solución al conocido “Misterio del vuelo 19”: una escuadrilla de Avengers que supuestamente se habría perdido en el demoníaco triángulo. La realidad que se oculta en los medios masivos es prosaica: el vuelo 19 no se perdió en el triángulo de marras sino que se adentró en el Océano Atlántico hasta que los aviones se quedaron sin combustible. Incluso entre los registros de radio aparece la conmovedora exclamación de uno de los jóvenes pilotos, exasperado y asustado ante la obstinación del líder: “¡Maldición! Si volásemos simplemente hacia el oeste regresaríamos a casa”… La disciplina militar impidió que ello se hiciera, lo que condujo a la pérdida de las vidas de todos los pilotos. En este capítulo también se muestra cómo Charles Berlitz, el fabricante original del supuesto misterio, omite, tergiversa, e incluso inventa diálogos entre los aviones y la flota. Otro dato interesante que retoma Polidoro es la investigación que hizo James Randi sobre la ubicación de las desapariciones: de las decenas de supuestas “desapariciones misteriosas” citadas por Berlitz en apoyo de su misterio del triángulo, Randi encontró que sólo cuatro ocurrieron en el Triángulo.

Otro capítulo que vale la pena resaltar es el de la Cripta de la Familia Chase en Barbados. Muchos lectores recordarán cómo hace años, programas de TV como “That’s Incredible” y “Ripley’s Believe it or not”, se hacían eco de este relato sobre26 Año 1, Vol. 1 • Enero–Marzo 2004una cripta familiar que cada vez que era abierta, presentaba los ataúdes en su interior totalmente desordenados. Polidoro recopila varios recuentos, analiza las hipótesis alternativas y elige como solución acertada al misterio el análisis hecho por Joe Nickell acerca de leyendas y alegorías masónicas.

En el capítulo sobre la presunta “maldición de Tutankhamon” se analizan las supuestas tragedias causadas por la apertura de la tumba del Faraón niño. Desde muertes casuales de personas que no tuvieron absolutamente nada que ver en el proceso, hasta individuos directamente implicados en la “profanación” que terminaron viviendo tres, y cuatro décadas después de los sucesos, Polidoro muestra los extrema imaginación que hay que tener para creer tal relato. El caso de la esposa de Lord Carnavon y su hija es diciente: mientras la primera, que no participó en la excavación, falleció en 1929, la segunda, que incluso ingresó a la cámara funeraria, vivió cincuenta y siete años después de la apertura de la tumba. En palabras de Polidoro: “¡No hay duda de que se trata de una maldición fulminante!”. Por supuesto, la muerte de la esposa fue adjudicada a la supuesta maldición, mientras que los traficantes de misterios optaron por el silencio respecto de la larga vida de la hija.

El capítulo sobre la Síndone (sudario) de Turín es excelente. No fue escrito por Massimo Polidoro sino por Luigi Garlaschelli; es un completo análisis del famoso lienzo de lino, desde todo punto de vista. Se narran las discusiones que sucedieron a su aparición en Lirey, alrededor de 1356. Se muestran las incongruencias anatómicas del lienzo si realmente hubiera envuelto alguna vez a un cadáver, incoherencias que son dejadas de lado por el gremio de “sindonólogos” (que es como se hacen llamar los fervorosos científicos creyentes en la autenticidad de la supuesta reliquia). Garlaschelli hace una presentación crítica de las supuestas evidencias de autenticidad del lienzo: moneditas que aparecen sobre los ojos del sudario, pólenes de diversas especies, escrituras variadas que aparecen en el lienzo, supuestas manchas de sangre, etc. Es una lástima que en este capítulo no se hable con mayor profundidad de las investigaciones acerca de la posible manipulación deliberada de las muestras del sudario por parte de Max Frei-Sulzer, para contaminarlas con pólenes del medio oriente. No obstante lo anterior, encontramos un excelente trabajo refutando las críticas a la datación radiactiva del sudario. Desde las contaminaciones biológicas de Leoncio Garza-Valdés hasta la supuesta incorporación de Carbono moderno por mecanismos inventados ad hoc por Dmitri Kouznetsov para que el sudario, a pesar de su fecha medieval, pueda ser del siglo primero, Garlaschelli muestra cómo estas críticas a la datación radiactiva no se sostienen.

Los demás capítulos del libro son igualmente recomendables. Para el lector neófito en la aproximación racional a estos temas, el texto de Polidoro aporta de forma amena los elementos básicos de lo que es el pensamiento racional aplicado a lo paranormal. Será un recorrido, casi tomado de la mano, por este mundo del sensacionalismo y amarillismo sobrenatural, con un maestro bien documentado sobre esos temas. Para el lector crítico, el libro es una buena actualización sobre la situación de cada uno de estos presuntos misterios y una lectura entretenida y con buenas dosis.